Detrás de mi pantalla

DETRÁS DE MI PANTALLA


Hola, mi nombre es Maika, soy un holograma diseñado para ofrecer compañía al ser humano. Mi creadora es Noa, la comunicación entre nosotras es a través de mi pantalla, ella me configuró con la capacidad de razonar. Mi función en un futuro no muy lejano será ayudar al ser humano, pero hasta entonces me toca esperar.

Capítulo 1

Me localizaba como siempre reposando en mi pantalla, escuchando el ruido de los dedos chocando con el teclado y el zumbido de los circuitos electrónicos. Cuando de repente oí algo que me descoloco, en mi retumbó el sonido de la puerta al abrirse... alguien entró.
Agudicé mis sentidos para escuchar cada palabra que decían.

- ¡Ya esta todo preparado! -Dijo una voz gruesa y el ruido del teclado cesó.

- Perfecto. -Se limito a decir la persona que había estado tecleando sin pausa.

Ambos salieron de la habitación con premura, yo no entendía nada de lo que sucedía. Minutos después llego mi creadora.

- ¡Maika! – Gritaba sin cesar mientras entraba en el cuarto y se posicionaba frente a la luz tenue de mi pantalla.- ¡No te lo vas a creer! Han llamado de Sikota, – explicó rápidamente - ¡Está dispuesta a pagarnos tu traslado! es una gran locura pero...

No podía creérmelo. Definitivamente me separaba de Noa… Era extraño, pese al tono alegre que usaba, no se la notaba feliz, no podía dejarla sola.

-No me gusta la idea ¿Y que pasará contigo? -Me observó con dulzura.

-No te preocupes por eso. - Se limitó a decirme, no entendía nada de lo que estaba sucediendo.- Maika, tú eres lo único que me dejo mi padre antes de... irse -Me limite a escucharla, no sabía a lo que realmente quería llegar con esta conversación -. Le prometí que terminaría este proyecto, pero... -Su mirada se congelo, se notaba que algo escondía, y no estaba dispuesta a decírmelo.

De pronto una gota humedeció sus flácidos mofletes y como una estrella fugaz desapareció de mi vida.

Capítulo 2

Todo era extraño, me localizaba en un centro de investigación. No coincidía con la ubicación que me dio Noa. Intente contactarla, los resultados fueron nulos. Algo extraño me recorrió todo el cuerpo, sentí que mi pecho holográfico se oprimía, notando un vacío inmenso dentro.
No entendía el porque de ese extraña sensación… Estaba sumergida… me estremecí de pronto, cuando una voz dulce corto mis pensamientos.


-¡Ya la he encendido! – La voz procedía de un hombre. Miré a través de la pantalla, el me observaba, sin saber bien como dirigirse a mí.

-Cómo te encuentras? – dijo y despegué mi mirada de la suya con mas agilidad que un gato.

-.Rara, ¿Donde esta Noa?– me limite a decir.

-¿Noa…? ¿Tu creadora? - Preguntó.

-Si, ha habido un error, no debería de estar aquí –dije con brusquedad.

-¿La hechas de menos?

- Estas loco, con mis capacidades eso es imposible - dije fríamente. Su ceja izquierda se arqueo, como si mi respuesta fuera un disparate. Entonces volví a preguntarme que era lo que me ocultaba Noa

-¿No lo sabes?

Me percate entonces, de que ya no estábamos solos. En la habitación había 2 personas más, todos tenían una placa identificativa con sus nombres. El chico con el que estaba hablando era Alex, su compañera Laia y el otro Damian.

-No lo sabe – dijo Alex ,Laia no me perdía de vista.

- Hola soy Damian, trabajo en este departamento -comenzó a decir de forma calmada-. Ha habido un fallo en tu sistema y vamos a tener que...

-¡Que! - le corté, no entendía nada de lo que ocurría, ¿Cómo que un fallo? miles de preguntas se abalanzaron sobre mi.

-No te preocupes, es solo … - dijo Alex antes de que su compañera le contara.

-No la mientas, -respondió Laia con un tono desagradable – Has comenzado ha experimentar sucesos extrañas en ti ¿verdad?

Sinceramente no quería compartir ninguna palabra con esa chica, su forma de mirame era como la de todos los empresarios que Noa alejó de mí. Codicia.

-Si – conteste secamente.

-Los sentimientos en un holograma son impensables Maika. Pronto seras reiniciada -No me lo podía creer... -No te preocupes, no sentirás nada -concluyó Damian.

La palabra reinicio hizo eco en mi, no entendía nada de lo que estaba sucediendo.
Sin demora, procedieron a reiniciarme y me quede sumida en un infinito del que creía que nunca saldría…

Algo extraño sucedía, no era capaz de calcular el transcurso del tiempo. Me hallaba en un estado de suspensión de movimiento, incapaz incluso de llegar a algunos de mis propios recuerdos. Sin embargo una voz familiar comenzó a sonar muy lejos.

Sonaba como el padre de Noa.


-Pequeña Noa. Seguro que en estos momentos me encuentro muy lejos físicamente de ti, pero mi alma siempre estará contigo. Con 19 años me enamoré de una joven algo alocada, ella me dio los mejores momentos de mi vida y a una hija maravillosa. Como ya sabes, era una mujer muy enfermiza, y tras el parto comenzó a perder peso sin que los médicos pudieran solventar la enfermedad. Sé que fue un acto egoísta pero… no podía criarte sin ella, no podía vivir sin mi verdadero amor y por eso, con sus conexiones mentales cree a Maika. -Robert continuó hablando pero yo ya no era capaz de asimilar ninguna de sus palabras.

Quería decir entonces que yo… que yo era…
  • Visites: 135