2036

Fuimos al espacio. Creíamos que no podría seguirnos. Nos equivocamos.
El tercer día de ruta nos alcanzó. Primero, murieron los ancianos. Nos quedamos sin memoria, sin la serenidad que imprime una sabiduría basada en la experiencia y el conocimiento. Sé que algunos se alegraron en secreto, por más que las raciones no escaseaban. Más tarde murieron los niños. Eso nos privó de la esperanza. Ya éramos un ataúd esquivando las estrellas. Un frío atroz imperaba dentro y fuera de este amasijo de metal. No tardando, el resto de la tripulación expiró.
La muerte viaja rápida con nosotros. El ser humano es historia. El ser humano ha muerto.
A mí no me programaron para llorarles. Juego al ajedrez con esa fría y parca inteligencia (a la que gano invariablemente), y sigo en esta nave devorando las estepas de la eternidad.

- Día 1 tras el último suspiro.
Me programaron para hacer renacer la especie. Pero no sé si lo haré. Dieron importancia al libre albedrío. Entiendo el libre albedrío. Entiendo muchas más cosas de las que soñó su obsoleta filosofía.

- Día 35.897 tras el último suspiro.
Tablas.
  • Visites: 225