De como Platinio conoció a Ferrosio

Platinio construyó una flota de naves crionauticas y mandó a sus mejores protonautas a explorar planetas recientemente descubiertos. Un día, una nave crionautica regresó al Planeta Rojo con noticias sorprendentes: se había encontrado una civilización de androides de nombre desconocido para los planetos.
Platinio se interesó por esta raza y, tras planearlo todo decidió viajar al planeta al que decidió llamar Planeta Ferroso, por su color plateado. Cuando llego al planeta y aterrizó en la capital, Ferrosia, unos androides lo recibieron. Le dijeron que eran los ferros y que habían sido creados por el único planeto del Planeta Ferroso. Platinio quiso saber más sobre el creador de los ferros y les preguntó sobre él. Los ferros los llevaron al Castillo Ferroso, una gran edificación hecha únicamente de hierro, en la que vivía el planeto Ferrosio. Ferrosio se había coronado rey del Planeta Ferroso y había creado una nación formada enteramente por androides. Platinio le contó a Ferrosio como había llegado al Planeta Ferroso y le enseño su nave crionautica. Ferrosio le llevó al Hangar Ferroso y le enseñó una gran flota de naves cónicas propulsadas por protomotores. Platinio pregunto sobre estos artefactos y Ferrosio le contó que se construían de una aleación de un metal llamado níquel que los protosabios del Planeta Rojo desconocían. Ferrosio le dijo que podría darle los planos de las naves cónicas a cambio del mayor avance científico del Planeta Rojo. Platinio aceptó y le contó que dentro de poco tiempo volvería con un bote de antimateria. Pasaron días, meses y años, pero Platinio no regresó al Planeta Ferroso. El rey Ferrosio se impacientó y dirigió su flota de naves al Planeta Rojo para pedirle a Platinio el mayor avance científico de su planeta. Platinio le enseño el bote de antimateria y le dijo que si lo reclamaba para él ahora destruiría el Planeta Ferroso. Ferrosio por avaricia y estupidez cogió el bote y se lo llevó y por la inestabilidad de este elemento hubo una fuga de antimateria, pero por desgracia ocurrió antes de que Ferrosio saliera del Planeta Rojo. Así, la avaricia de Ferrosio terminó matando a la gran mayoría de Planeta Rojo, incluyendo a Platinio.