BORT

De repente iba a una velocidad increíble. Acababa de despertar. No sabía dónde estaba ni que pasaba. Mis pies no tocaban el suelo. Luego, mis pies tocaron algo, no era el suelo, porque no era duro. Era una especie de moco morado. ¿Dónde me encontraría?
Miré a derecha e izquierda; arriba y abajo; delante y detrás. Sólo había moco morado.
Empecé a escarbar, era cómo el moco blandiblú de la nariz, que daba un poco de asco, y encontré algo aún más asqueroso (yo que tú no lo leería, si no lo quieres saber, sáltate la línea siguiente).
Los intestinos de algo raro que estaba al lado.
Era cómo una mezcla de E.T. color azul con orejas de elefante, unas Converse de color amarillo, se las habría pintado, y un vestido del color del moco morado. Tenía un gran agujero por la zona de intestino, y por eso sabía que eren los intestinos lo que tenía al lado. ¡Ups! Si no querías saberlo lo siento, se me ha escapado. Bueno, ahora ya lo sabes, y da igual. A lo mejor no eran intestinos, a lo mejor esa criatura no tenía intestinos. Miré los supuestos intestinos, se movieron, la cosa de al lado también. Oí que de algún sitio de la criatura salió un:
-Lrmk SPOTILMANR.
Pensé que me hablaba y dije:
-¿Hola? ¿Hablas mi idioma?
-Siii. Tu venir de Tierra. Yo “lliamar” Pistuam, pero tú poder “lliamar” Pis.-Contestó con un acento medio chino medio ruso.- ¿Y tú cómo “lliamar”?
-Yo soy Félix, ¿dónde estamos?
-Estar en Molt, vosotros lliamar Sol. Vosotros creer que ser amarillo. ¡Molt ser morado! Nosotros vivir bajo excrementos de mascota.
-¡Qué!-exclamé- Jolín, que asco. ¿Cuáles son vuestras mascotas?
-Ser cosas muy bonitas. Todos tener una.-descubrí que hablaba por el agujero de su tripa- Ser piponoide. Ser cómo vuestras lombrices. Pero ser más grande. Molt ser un planeta, no una estrella.
-¿Y por qué en la tierra hace calor y lo vemos amarillo?
-Porque vosotros ver del color que dar la gana desde lejos. Y lo del calor yo no saber.
-¿Cómo sabes nuestra lengua?
-Ver tele. Yo ver todos los días Clan.-dijo entusiasmado- Por eso vosotros a veces tener poca cobertura, porque nosotros robar conexión de satélite. ¿Por qué tú venir?
-No lo sé. No sé ni cómo he llegado. ¿Me enseñas tu casa?
-Nosotros no tener casa.
-¿Y tu televisión? –pregunté con curiosidad
-No tener tele. Nosotros ver por mente. Orejas ser antenas.
-¿Qué coméis?
-Excrementos de piponoide. Estar muy ricos. ¿Tú probar?
-No gracias. Yo tengo chocolate en mi bolsillo. Está muy rico. ¿Quieres?
-Vale.
Lo probó, hizo una mueca de asquerosidad, y dijo:
-Ser muy malo. Excrementos mejor sabor. Probar, probar.
Lo probé, estaba delicioso. Nunca pensé que la caca de las lombrices era comestible.
De repente empecé a dar vueltas y me dormí.
Me desperté dando vueltas. Caí en una cápsula con el símbolo de la N.A.S.A.
Ya me acuerdo cómo llegué al Sol o a Molt. Cuando salí de la cápsula, me dijeron:
-¿Cómo es el Sol? ¿Es cómo lo imaginábamos? ¿Hace color?
Les conté con todos los detalles mi aventura en Molt. Me felicitaron.


Fdo. Matamoscas