Diario de otro hombre corriente

Había pasado cerca de un año, desde que las nuevas prótesis mecánicas de última generación. Decidí comprar una, porque cuando una serie de droides se descontrolaron en una fábrica en la que trabajaba, perdí un brazo reteniendolos, me frieron las terminaciones nerviosas. Y parecían buenas, y no les digo que no de verdad, pero óiganme ustedes, yo soy más de prótesis de toda la vida, las de aluminio, que aunque no se movían por impulso, al menos se articulaba. Es que estas artimañas son incomprensibles, y si les dijera que les cuento esto desde una cornisa, de un barranco en medio de la nada. Y es que yendo a casa, (no me discriminen por vivir lejos de cualquier civilización, soy más de campo) se ve que por un desafortunado resbalón me quede ahí, a 30 metros de un suelo lleno de rocas, tierra y espinas. Eran las 14:10, tenía hambre. Si se lo preguntan el motivo por el cual no me decanté en trepar tras esos cinco minutos agónicos es que me estaba agarrando con, adivinen, el brazo biónico de prótesis. Estos trastos modernos suelen funcionar con energía del sol, por favor, esto no debería ni decirlo, es obvio, en pleno siglo XXIII. El problema es que este modelo perdió la placa porque estaba mal ensamblada al cabo de unos días, así está, me salió a poco precio. Pero como estaba rota le metí una batería de estas viejas, ya saben, me parece que del año 2246 o así. Y no tenía batería, mi única opción es esperar, porque está agarrado firmemente al saliente y tengo dos opciones. Si cambio de mano, con la poca fuerza que tengo seguro que me precipito antes de agarrarme, pero si me lo quito me soltaré antes de agarrarme. Estoy jodido.
Ya eran las 15:00, y encima un lunes, ¿saben?, odio los lunes, ir a trabajar desganado después de un domingo es peor que pillar el tren de alta velocidad en china, si, esos que van a más de 740 km/h, los lentos, que a mí me ponían enfermo, que si llegaba tarde, que si estaba lleno de impresentables y raritos en fin… espero que alguien me saque, tengo mucha hambre.
17:00… Dios… estoy por soltarme ya, pero estoy famélico, llevo sin comer desde las 8:00, solo una de esas barritas en las que sale dibujado el tipo este que salía en las serie esa… ya saben… ese… se llamaba… ¿Cimotty Jonhson? Creo que tengo que ir al baño.
20:00, no, no he ido al baño, pero el fluido que recorre mi pierna desde mi entrepierna hasta el tobillo me ha dado ganas de beber, hace calor… es posible que empiece a desvariar… llevo casi seis horas aquí… agarrado… solo espero que este brazo resucite por arte de magia…
20:30 ¿saben? Esto de la tecnología es irritante… solo sacan lo mismo con otro nombre y varias funciones triviales más… es como las impresoras… dejaron de servir porque hasta los microondas podían imprimirte una lista de la compra o los teléfonos… que pueden proyectar cualquier dibujo arquitectónico o permitir hacer los deberes, por lo menos cuando yo estudiaba… llevo 5 años sin ver un solo libro en las tiendas y bibliotecas, ya nadie lo usa, el papel es abandonado por igual… me gustaría vivir como antaño, hace doscientos años…
Ya son las 23:46 pero no se preocupen, no estoy desvariando… ¿pero saben qué? Odio las tortugas, parece que no les importa el problema de recursos global ni el avanzado crecimiento de la pobreza, ¡solo cobro 20.000 al mes! ¡Quiero vivir! ¡Un jodido paquete de galletas vale como 30 jodidos euros! ¡Me fundo el dinero en galletas!
Esto me está afectando… han pasado unos días, creo que es martes y por la posición del sol serán las 16:00… esto me recuerda a una historia que me contó mi abuelo, de porque en las fábricas solo podían trabajar droides ¿queréis saber el motivo? El motivo es que desde la tercera guerra mundial, en la que murieron muchos obreros civiles, debido a la creciente tensión después de un personaje importante que di en historia de pequeño… como era… Chuck… Chuck… ¿Larson?... no… ¡Norris! ¡Chuck Norris! Después de morir en el 2187, EEUU incitó a Austria a culpar a Serbia, que desencadenó el conflicto, para evitar estas muertes en el futuro se les prohibió a los hombres trabajar allí… si…
Día 4, son las 18:19… tengo bastante sed y hambre… creo que voy a desengancharme… no merece la pena seguir intentándolo… esta época ha nacido del odio y el pecado, y la tecnología… que la verdad… en el fondo me parecía segura… miren esta prótesis… me ha salvado… esperen… se está resquebrajando la cornisa… si salto rápido podré alcanzar un saliente en plen caída… allá voy; uno, dos, tr….