Un Universo lleno de preguntas sin respuesta

Todo empieza por una pregunta:
¿De dónde venimos?, ¿existe vida en otros planetas?, ¿se apagará el Sol?, ¿el universo es infinito?, ¿viajaremos a otra galaxia?...
Estas son algunas de las muchas preguntas que el ser humano se hace, pero muchas de ellas aún no tienen respuesta.
Seguro que Ptolomeo en el siglo II d.C. se preguntó: ¿Cuál es el centro del universo? Su teoría fue: La Tierra es el centro del universo, pero con el tiempo muchas personas se fueron haciendo esta pregunta hasta que Nicolás Copérnico en el siglo XVI expresó la suya propia, que fue: el Sol es el centro del universo. No obstante, hoy en día sabemos que la teoría actual defiende que ni el Sol, ni la Tierra, ni siquiera nuestro sistema solar, lo son, ya que está en una de las patas de nuestra galaxia: la Vía Láctea. De hecho, no se sabe cuál es el centro del universo, ¡es infinito!
A lo largo del tiempo se le han dado muchas respuestas a diferentes preguntas, las cuales han despertado mi curiosidad, pero quiero destacar algunas que especialmente me han sorprendido: ¿es redonda la Tierra?, si lo es, ¿es una esfera perfecta? Me ha sorprendido porque en la Antigüedad pensaban que la tierra era plana, cosa que no es cierta ya que es redonda, aunque no es perfecta ya que el eje de giro (línea que va de polo a polo) y el plano ecuatorial (línea del ecuador) no miden lo mismo, o ¿por qué vemos la luna diferente cada día? ¡Los griegos y los romanos conocían la existencia de los eclipses! A los antiguos griegos y los romanos les preocupaba todo aquello que sucedía en el cielo, como algo mágico, y eran conocedores de satélites, cuerpos celestes, etc., es decir, ¡conocían la astronomía!
Sin embargo, hay muchas cuestiones a las que aún los humanos no hemos sido capaces de dar respuestas ciertas o verdaderas. Para resolver estas cuestiones, los científicos intentan resolverlas y demostrar las respuestas con distintas teorías.
De este modo, para intentar resolver el interrogante “¿Cómo se formó el sistema solar?”, se utiliza la teoría más aceptada por el ser humano en este momento; es seguro que para demostrar esta teoría se tuvieron que hacer algunas preguntas como: ¿Por qué giran el Sol y los planetas en el mismo sentido?, ¿por qué giran en torno a una órbita elíptica?, ¿por qué existen planetas rocosos y planetas gaseosos? Esta teoría defiende que todo se formó por una nebulosa de polvo interestelar, hidrógeno y gases y por la fuerza gravitatoria hace más de 4600 millones de años. Para la pregunta “¿Cómo se formó el universo?”, hay una teoría muy aceptada, la teoría del Big Bang o Gran Explosión, y surgieron muchas preguntas: ¿Cómo se formó lo que hay más allá de nuestro sistema solar?, ¿es infinito el universo?, ¿habrá vida más allá? Esta teoría defiende que todo se formó por una gran explosión que se fue multiplicando y fue formando átomos de hidrógeno y helio y se fue expandiendo hace 13800 millones de años y se empezaron a formar galaxias, sistemas solares, cuerpos celestes, planetas, etc…
Por eso, las preguntas son necesarias para la investigación científica; es esencial que el hombre siga cuestionándose acerca del mundo que nos rodea para poder seguir avanzando… Me pregunto…
El universo, ¿qué esconde?