Mercurio

MERCURIO

Todo se remonta al año 1631, año en el que Pierre Gassendi realizó las primeras observaciones del tránsito de Mercurio cruzando el Sol, acto predichgo por el astrónomo alemán Johannes Kepler. En 1639, Giovanni Zupi, otro astrónomo italiano de la época, usó un telescopio para descubrir que el planeta tenía una fase orbital similar a la de Venus y la Luna.
Pero olvidando sus orígenes y llegando al presente, según las fotografías y segumientos por satélites que se han hecho, sabemos que tiene un diámetro en el ecuador de 4800 km y una masa de 0'06 la de la Tierra. Su distancia media al Sol es de 58 millones de km, una distancia relativamente pequeña en comparación con la de otros planetas, ya que es el más cercano a nuestra estrella y de 91 millones de km de distancia entre Mercurio y nuestro planeta. También es un dato curioso el que un día en Mercurio es equivalente a 59 días terrestres, mientras que un año (una órbita entera al Sol) dura 88 días terrestres. No tiene ningún satélite.
Su composición en capas es parecida a la de la Tierra y los demás planetas rocosos, con una corteza rocosa seguida de un manto también rocoso. El núcleo es mayoritariamente metálico. La contracción de este núcleo ha producido unos sistemas montañosos con una media de 3 km de altura, que sobresalen de la superficie. El rasgo más característico de este planeta es un gran cráter de impacto llamado Cuenca Caloris, que mide unos 1300 km de diámetro y 2 km de profundidad. La superficie de Mercurio está arrugada en forma de pliegues largos y bajos, que probablemente se formaron cuando su núcleo se enfrió y encogió. Otra de sus características principales es que es un planeta de polvo amarillo, con cráteres profundos como los de la Luna, donde los astrónomos creen haber hallado hielo, donde la luz ola no llegaría jamás.
Tan solo ha sido una la sonda espacial que se ha acercado a Mercurio para explorarlo. Esta sonda se llamaba Mariner 10 y viajó a este planeta en 1974, después de haber estado en Venus. Las imágenes recogidas por el Mariner 10 demostraron por primera vez que la superficie de Mercurio es muy similar a la de algunas zonas de la Luna. La Mariner 10 sobrevoló Mercurio en otras dos ocasiones, y en su última visita, en marzo de 1975, llegó a estar tansolo0 a 300 km de su supetrficie.

En conclusión, Mercurio es un planeta rocoso, pequeño, cercano al Sol, con temperaturas elevadas y frías (de -185ºC hasta 430ºC), con una superficie arrugada a causa del núcleo y con una estructuración en capas similar a la de los demás planetas rocosos (corteza, manto y núcleo mayoritariamente metálico). Sin duda, aún queda mucho por explorar en Mercurio.

Maurete2004