La Araña Lucia

Hola, soy Lucia, soy una araña negra, soy bastante grande, este verano construí una telaraña aquí en el campo al lado del lago, y he conocido a bastante gente.
Mi vida no es bastante interesante, eso si toda araña tiene su historia. No hace mas que un año y medio rompí el huevo y salí. Al salí no vi a nadie tan solo estaba atrapada en la telaraña y al lado estaba mi huevo, me fije en que fuera del huevo había escrito un nombre; Lucia y enseguida comprendí que ese era mi nombre, asome la cabeza apoye mi pequeña pata que por cierto ahora es mas grande, y empece a andar. No era muy difícil eso si la telaraña lo complicaba un poco al ser inestable, después de nacer me quede una temporada en el mismo sitio, me iba alimentando de insectos como moscas mosquitos y bichitos inofensivos, y la verdad es que se estaba muy bien ahí, un año después de nacer conocí a otra araña, ella era blanca con rallas azules, y era muy pequeña pero gorda, enseguida nos hicimos muy buenas amigas y compartimos medio año juntas, ella se llamaba Susana, me ayudo mucho a reformar la telaraña y a coger alimentos y mas cosas, la verdad es que nose que hubiera hecho sin ella, cada mañana me levantaba y marchabamos a dar un paseo en el monte, practicamente solo haciamos eso pero un dia de invierno, el aire se levanto emepzó a nevar muy fuerte y la telaraña se rompió junto con nosotras dos, cada una salimos volando hacia direcciones diferentes, Susana salio flechada hacia al norte y yo fui en dirección opuesta, no la volví a ver mas.
Yo me iba buscando la vida, pase toda la primavera anda a pleno bosque, apenas encontraba bichos para comer y los que me encontraba estaban muy malos.
Un buen dia caminando como de costumbre vi de lejos un enorme lago en el que había muchos arboles, un lugar perfecto para hacer un nido, así que empece a hacer la telaraña.
La primera noche dormí en el suelo porque aun no había cosntrudio la cama, pero el segundo dia ya estaba casi toda la casa hecha, ese lugar era magnifico sobre todo porque estaba al lado del lago y estaba llenos de jugosos mosquitos que picaban como tontos en mi red, asi que cada dia me hacia unos deliciosos banquetes.
Una tarde después de comer, fui a dar un paseo yo sola para explorar terreno, y me encontré un macho, era muy hermoso tenia un color plata y unos ojos rojos y grande, era el primer macho que conocia y yo para el la primera dama, asi que passemos toda la noche juntos, fue hermosa, nos apareamos, fue una de mis mejores noches.
Pero toda viuda negra tiene que seguir su curso, asi que al aparearnos me lo comí, estaba muy sabroso mas que los mosquitos de aquel enorme lago, asi que me fui a dormir después de esa magnifica noche.