Lo sabía

Me ardía, pero tenía que aguantar. No podía dejarme vencer por algo tan insignificante y a la vez fuerte. Ni podía ser yo el único vencido de todos ellos.
A su vez, no era lo más terrible que había tomado, y además ya notaba su efecto en mi. Una sensación me recorría, una mezcla de satisfacción e incomodidad me invadía. Mi satisfacción era causada por ella. Ella era la causa de que el cuello me ardiera, aunque por ella me hubiera tomada lo que fuera.
A la vez, mi incomodidad se debía a ese ardor que aumentaba por segundos, aunque por lo visto no sentaba tan mal, o eso creía, porque a los demás parecía gustarle incluido ella, a ella también le gustaba mi “nuevo” aspecto.
Me estaba acercando a ella, con rapidez pero pausadamente, aunque los segundos parecían minutos y los minutos horas, pero allí estaba, su silueta era cada vez menos borrosa a cada paso que daba. Empezamos a hablar aunque yo no escuchaba demasiado y de vez en cuando afirmaba con la cabeza para que pareciera que lo hacía. Solo podía fijarme en su piel perfecta y blanca y en sus ojos color marrón intenso. Pero la verdad es que lo hice bastante bien y pocos días después quedamos otra vez, y otra…
Y llegó el día. El día en el que yo, iba a pedirle salir, lo tenía claro, además ¿que podría salir mal? Nada. A menos que dijera que no y entonces no se qué haría.
Nervioso, llegué, y la vi, tan bonita como siempre, fueron los minutos más tensos de mi vida, así que me arme de valor y respiré hondo y lo dije. Silencio. No sabía con seguridad lo que acababa de pasar ya que los nervios me paralizaban y al fin respondió. Si. Eso fue lo que dijo, y en un suspiro solté toda la tensión que me rodeaba. Ya era oficial…
-¡Lo sabia!
-¿Qué es lo que sabe?
-Los pájaros, mira, los machos de avutarda consumen dos especies de coleópteros que contiene un compuesto muy tóxico, que incluso en pequeñas dosis puede ser mortal para la mayoría de animales, incluido el hombre. Sin embargo, a estas aves les aporta un doble beneficio: por un lado, les sirve para eliminar sus parásitos internos y, por el otro, les ayuda a aparecer más sanos y fuertes ante las hembras. Llevo observando esta especie hace unos meses y al fin ha resultado.
-Buen trabajo.