El despege

-¿Ya tienes ganas de volver a casa?
-No, aquí lo tengo todo, esta es mi vida.
-Chicos, chicos ya empieza! –Gritó la comandante, y seguidamente encendió la pequeña televisión de la nave espacial.
-Hoy día catorce de setiembre el cohete Marte ha despegado hacia el espacio en línea recta dónde comprobaran si pueden llegar en una hora. El cohete lo forman cuatro tripulantes; la comandante Wilson, el piloto Jack Smith, el especialista de carga David Jackson y finalmente el ingeniero de vuelo Ben Hernández.

-Estoy muy nervioso, no lo puedo hacer, solo falta un mes para el despegue.
-Por eso un mes, en un mes tienes tiempo de sobras para decirle a tu amante/comandante que resulta ser que sois primos.
-¿Qué quieres, que la llame y le diga: ei, hola mi amor llevamos juntos mucho tiempo pero sabes que? Somos primos.
-Mira que eres negativo eh.. Una cosa si que vas a hacer, la vas a llamar i le vas a decir que quieres verla i luego le cuentas que te has enterado de una cosa…
-No puedo, no pue… -antes de acabar la frase mi mejor amigo ya estaba llamando al teléfono.

Lo primero que hago en cuanto acabo la ‘cita’ con Wilson es llamar a Henry, mi mejor amigo.
-Ei…-Mi tono es apagado, triste
-¿Qué, como ha ido?¿Como ha reaccionado? ¿Se ha enfadado? -su tono al contrario que el mío como siempre es feliz.
-Ay, no me hagas tantas preguntas. La verdad es que…no se lo he contado. –y durante unos segundos se hace silencio.
-Que no que? Como se entere en la misión, la has bien cagado amigo…
Me muerdo la lengua para no decir nada fuera de sitio, pero la verdad es que tampoco puedo decir nada.


-¿El despegue ha ido bien no? –a medida que las palabras de la comandante van saliendo de su boca mi cara se va poniendo como un tomate. No puedo aguantar más, ¿le digo la verdad?
-Si…muy bien.-decido callarme.

Finalmente, hemos llegado al espacio con una hora i dos minutos, la misión ha sido todo un éxito. Ahora ya se podrá decir que puedes ir al espacio en una hora. De repente empiezo a escuchar gritos, obviamente iban dirigidos a mí.
-¡Ben! ¿Se puede decir porque demonios no me habías dicho que éramos primos? Te aprovechaste de mi! Tu lo sabias desde el principio.
-No, escucha yo no tenía ni idea tampoco, me enteré hace poco.
-Ah muy bien y que esperabas para contármelo?
-Te largaste de tu casa cuando tenías 10 años, eras demasiado pequeña, pensábamos que te habían secuestrado. ¿Te piensas que te reconocí? Pues no. Al cabo de un tiempo de estar juntos me enteré que éramos primos, y te juro que intente decírtelo muchas veces, pero era incapaz.
-Claro, y mejor enterarme por otros personas no? -su tono es furioso, nunca la había visto así.
-Que te parece si lo hablamos cuando lleguemos a casa? Disfrutemos de la misión. ¡Que hemos ido al espacio en una hora!-Wilson se gira y se marcha, al menos se ha calmado un poco.