Límite

Fuimos cada día del verano a la playa, ya hace 8 años compramos un apartamiento lujoso a primera línea del mar. Mis hermanos, Pau y Marc y mis padres, Marta y Daniel decidimos aprovechar el máximo tiempo en la playa para pasar unos buenos verano. Por cierto, me llamo Alex, Alex Freitag, mañana cumplo 15 años, tengo muchísimas ganas de que llegue, ahora mismo me encuentro en el hospital, ya será el segundo año que llevo aquí por causa de no ponerme crema solar cuando vamos a la playa, digámoslo así. El verano del setenta y tres, yo tenía doce años, mis padres se separaron aquel fin de semana de Julio por un tema de ir jugando y al final todo sale a la luz tarde o temprano. Mi padre se veía con otra persona en sus tiempos libres y al final mi madre lo acabó pillándolo por todas partes. Ese verano decimos que no fue un gran verano como otros, mi madre ya no se preocupaba por mí y mis hermanos y mi padre todavía menos. Mi madre tuvo muchos problemas a parte de la separación con mi padre como por ejemplo problemas económicos. Cada día iba solo a la playa con mis hermanos pequeños, mis padres tenían otras cosas a solucionar. Estuvimos durante dos meses, Julio y Agosto a la playa con un intenso sol cada día. Como os he dicho, mis padres no se preocupaban demasiado por como íbamos o si nos poníamos crema solar. Pues así fue, sobretodo yo, me iba machacando la piel todos los días hasta que un día mi hermano Marc me miro la espalda y se me había caído toda la piel a tiras. Digamos que no le di demasiada importancia. En los últimos días de verano, el 26 de Agosto cogí una insolación y me quedé desmayado en la orilla de la playa. Vino un ambulancia y rápidamente me llevaron en el hospital. Una vez allí, con los resultados de los análisis y pruebas, el doctor Pruna me dijo que tenía una piel muy sensible y estaba llena de tacas marrones, blancas ,negras...Tenía que llevar a cabo un tratamiento porque tenía una quemadura solar que se produce cuando el grado de exposición excede la capacidad que tiene la melanina (pigmento protector del cuerpo) para proteger nuestra piel. Después de ver los análisis, dejamos pasar un mes de reposo y sin que no me tocara el sol para terminar de que me cayera toda la piel del cuerpo i comenzar de nuevo con una piel nueva para empezar el tratamiento.
Ya han pasado dos años de esto y voy a mejor pero me he debilitado mucho por culpa del efecto secundario del medicamento. El médico me ha comentado que si todo sigue en proceso en 2 meses ya podrán empezar a radiarme las primeras radiaciones de sol a mi cuerpo porque esta nueva piel ya estará totalmente regenerada. Para el siguiente verano ya tengo los planos hechos para ir de vacaciones con mi madre i mis hermanos. Hemos decidido vender el apartamiento de Cambrils y tal vez iremos al hemisferio sur, en Argentina, que allá es invierno y creemos que es lo mejor que podemos hacer después de mi susto y para el bien de mi pigmento porque necesitamos un tiempo de poca radiación de sol. Espero que todo vaya bien y que no tengamos que pasar por una cosa así nunca jamás.