UN EJEMPLO DE VIDA

Era la quinta noche que Juan y Ana iban al hospital. Ella tenia mucho dolor a la barriga, Javier el hijo que iban a tener no paraba de dar patadas y de molestar a Ana. No estaba de muchos meses tan solo de cinco meses. Las enfermeras ya no sabían que hacer y los volvieron a enviar a casa. Pero al día siguiente al mediodía Ana y Juan estaban comiendo en casa tranquilos cuando Ana notó algo raro, y resulta que rompió aguas , pero las enfermeras y los padres del niño estaban sorprendidos porqué solo estaba de cinco meses y le quedaban cuatro meses para que naciera Javier. Los padres preocupados porque se llevaron a su hijo tan solo al nacer y no sabían donde estaba.
A lo largo de una hora aparecieron dos enfermeras y les dijeron que estaba en la incubadora, pero que no sabían cuanto tiempo estaría allí, les dijeron a los padres que podían estar tranquilos.
Las enfermeras no lo tenían todo controlado, Bueno sí pero no sabían si el niño había nacido con alguna enfermedad.
Seis meses más tarde...
Volvían a estar en el hospital. Les notaban algo a Javier que no era normal. Estaban en el hospital para hacerle las pruebas de sí tenia alguna enfermedad dentro de su cuerpo, y evidentemente como creían los médicos ya se suponían que tendría alguna enfermedad dentro de su cuerpo, al haber nacido antes de tiempo. Los médicos y los padres veían que Javier con esos seis meses él no había desarrollado su cuerpo cómo tuviera que haber echo si hubiera nacido cuando le hubiese tocado. Javier presentaba pequeñas deficiencias fiscas y mentales, debido a su nacimiento prematuro. Gracias a los avances de la medicina que hay hoy en día Javier es casi un niño normal, un niño que va a la escuela, come, hace deporte y estudia cómo uno más. Solo él sabe el esfuerzo que ha tenido que hacer para llegar donde ha llegado.
Sin duda es un esfuerzo de vida para todo el mundo.