Un día mas en el instituto

Nombre: Xavi, edad: 15 años, causa de porque estoy en el tejado con un pie puesto en mi tumba, ellos lo saben.

Inicio de curso de 4t de secundaria.

Suspiro antes de traspasar la puerta del instituto, pensando en las atrocidades que me hicieron el año pasado que intento no recordar y no anclarme en el pasado, inspiro y suspiro lentamente mientras doy el paso que me llevara a esa clase infernal, donde los peores demonios se ocultan en las caras que nadie sospechan por su buena conducta. Estoy a un paso de la puerta de clase mientras escucho las primeras risas que me llevan derecho a una muerte segura, si no te matan en la paliza que te dan sin ningún remordimiento, sin miedo a ser descubiertos por un profesor que les descubra, entro rápidamente me siento, pero ellos se dan cuenta de mi presencia, lentamente vienen siento el ruido de las cadenas que tienen colgadas como decorativo en sus pantalones,
ese ruido inquietante del frio hierro que se que tocara mi cuello mientras me hacen heridas que rasgan el tejido de mi cuello y lentamente llegando el momento de la asfixia, cuando mis pulmones paran de transformar el oxigeno en hidrogeno, pero entes de hacerme alguna cosa entra el profesor y ellos con calma van hacia sus lugares correspondientes, suena el timbre para el tiempo de patio, el profesor rápidamente sale del aula, y entonces los tres niños con sigilo se acercaron a el y sin remordimiento alguno le dieron una paliza, uno de ellos lo cogió el cuello con la cadena de los pantalones, mientras uno de ellos lo estaba asfixiando los otros tres le estaban dando la paliza de su vida, cuando pararon lo llevaron al servicio y ha hi lo arrojaron mientras se reyan sin pudor alguno, el se fue corriendo a su casa, su casa estaba casi en ruinas, el jardín estaba completamente lleno de basura, el entra se encuentra a su madre con el típico albornoz sucio, con el maquillaje corrido en la cara y borracha, porque tiene problemas con el alcohol, aunque ella no lo reconozca, entonces ella le mira pero no hace nada aunque lo vea con el labio roto, con heridas en el cuello, con la ceja rota, con uno de los mofletes hinchados como un globo y con un ojo morado. El coge un botiquín y se cura solo y su madre al final le dice que el es estúpido, inútil y que no tiene derecho a vivir y no entiende porque cuando nació no le dio la paliza ella entes que los otros niños, el rápido se va llorando a su cuarto.

Al día siguiente, va al colegio pero esta vez no se dirige al aula va directo a unas escaleras que van dirigidas al tejado, el con un pie tocando el aire, esas moléculas de oxigeno nitrógeno y argón, con el otro pie el suelo del tejado, empieza a llorar y sin mas preámbulos el pie que tocaba esas moléculas le pesa cayendo de acuerda de una de las clases de su profesor de física y se acuerda que las gotas caen de 8 a 32 km por hora, también calculando el su peso y el de una gota que pesa entre 0,05 y 1/20 ml, el pesaba 52 kg, en el instante de calcular el resultado, su cuerpo es tocado por el frio y sucio suelo.