Última esperanza

No mires a bajo, sigue corriendo...cuidado, no te caigas, corre, que no te atrapen...se acaba el edifício, salta...bien, no me caído, ¿aún me siguen?, guiarte pero solo por un segundo... ¡ay! Me he tropezado, ¿pero con qué?, da igual, no hay tiempo, levántate y sigue corriendo...el próximo edifício está demasiado legos, no creo que llegue, creo que es hora de irme.

Cathy salta del edifício y oprime el botón que se encuentra en el lado derecho de su reloj de bolsillo.
Y pensaréis: ¿aún se llevan esas cosas? , ¿De qué sirve oprimir ese botón?, ¿porqué huye?, pues para poderlo entender nos habremos de remontar unos cuantos años atrás. Cathy viene de una familia de científicos. El más destacado es su abuelo, que consiguió crear la máquina para viajar entre universos paralelos, la cual consiguió insertar en un objeto bastante pequeño, y ese objeto es el reloj de bolsillo. Todo era felicidad y celebración en su familia hasta que esa preciada información fue descubierta por una organización llamada: OCCM (Organización Criminal de Científicos del Mal), entonces fue cuando empezaron las persecuciones, ya que la familia no quería dar su novedoso invento por miedo a que causará problemas, y así es como Cathy acabó siendo la encargada de guardar el reloj y mantenerlo a salvo, pero antes de eso los de OCCM consiguieron una copia, la cual les permite también viajar entre mundos. Ya aclarado el asunto podemos continuar.

Catherin al llegar al nuevo universo sufrió una terrible caída, pero no para ella sino para el reloj, ella tenía unos cuantos rasguños, no muy graves, pero el reloj...estaban todas las piezas desperdigadas por el suelo, pero no había tiempo para repararlo en ese preciso instante.

Pero como puedo tener tan mala suerte, ¡uffff!, bueno no hay tiempo, tengo que recogerlo rápido y correr antes de que vengan.
Qué extraño lugar...no se parece en nada a los otros universos, este está todo envuelto en agua, se parece a Venecia, pero a la vez no se parece en nada, los edificios son muy futuristas, pintados de plata y cobre, hay un ambiente muy oscuro, como si estuviera maldito…. ¡Ay! Un escalofrío ha recorrido todo mi cuerpo; tengo un mal presagio. ¡No hay tiempo, no te entretengas con esas cosas!, primero tengo que encontrar un lugar seguro para poder arreglar el reloj.

Al cabo de una hora Cathy encontró un pequeño hostal, el cual no valía mucho dinero y decidió pasar la noche allí.

Qué extraño…usan la misma moneda que en my mundo, eso es inusual…bueno basta ya de entretenerse es hora de arreglar el reloj.
Haber esta pieza va aquí y esta por allí, bien, pero… ¿y esta? Madre mía cómo me he olvidado de dónde se pone este engranaje, lo he hecho un millón de veces… ¡Ay! mira, da igual, creo que va si y ya está…al fin, acabado.
Espero no haberme equivocado en nada, sino no podré volver…. ¡Pero qué tarde es!, mejor que me vaya a la cama, mañana tendré un día movido, lo presiento.

Al día siguiente Catherin cogió todas sus pertenencias, las cuales eran pocas, y empezó a andar sin rumbo alguno, ella sólo quería no ser descubierta por la OCCM, así que se alejo lo más lejos posible del hostal, pasó el día de aquí para allá sin realmente saber lo que pasaría y con la incertidumbre de no saber si volvería algún día a su mundo.
Cuando anocheció Cathy seguía por las calles oscuras y silenciosas, cosa que les hizo recordar que en todo el día no había sido perseguida por nadie, cosa que la hizo poner nerviosa.

¿Y si me han tendido una trampa?, ¿y si me han estado siguiendo todo el día sin yo darme cuenta?, ¿y si……ahora en este instante alguien me está siguiendo?, ¿Qué puedo hacer?, como he podido ser tan imprudente e ir todo el día tranquila sin prestar atención….
Bueno relájate, no pasa nada, nadie te sigue…, mira el agua cristalina que pasa por debajo del puente…por cierto ¿qué hace este coche aparcado en medio del puente?, ¿estará averiado?, ¿tendrá pinchada una rueda?, ¡Ay , mira! el conductor sale del coche, seguramente irá a ver lo que pasa a su vehículo. ¿Pero porqué se acerca a mí?, ¿Por qué deja su coche atrás?, o no….o no…. ¡Mierd@!, ¡Mierd@!, ¡Mierd@¡, cómo puedo ser tan estúpida, corre Cathy, corre….o no, o no, esto no pude estar pasando, ¡cómo han llegado a acorralarme¡…y…y…y ¿ahora qué hago? no puedo salir, están tapando las dos salidas, espera, espera, ¿no estoy en un puente?, ¡pues puedo saltar!.
Haber, subo la barandilla y…. no, no….no, no, está demasiado alto, me voy a morir, no, no.
¡Ay! ¡Qué!, !alguien me empujó!, estoy cayendo, ¡corre!, rápido, el reloj, el reloj,… funciona, funciona, funciona por favor(Sniff)…eres mi última esperanza.