La condena

Solo cuando las probamos por primera vez me di cuenta de lo que había descubierto, ¡había condenado a la humanidad! Tantos años investigando tanto trabajo solo por ganar en una carrera para poder controlar el mundo. Será demasiado tarde.Lo podré detener. No, ya no puedo hacer nada , todo está perdido , la descubrirán otros países y la utilizaran unos contra otros. La guerra contra Alemania ha terminado pero con Japón todavía no. Hoy ha caído la primera en Hiroshima, más de 100.000 muertos y muchísimos más heridos pero Japón todavía no se rinde. La segunda ha caído en Nagasaki, más de 80.000 muertos y aún más heridos, ¿Qué he hecho? Tengo que hacer algo para remediarlo pero Rusia ya ha descubierto cómo hacerlas, ya tiene también y están construyendo más en otros países. Ya sé, desde mi nueva posición puedo intentar impedir que se sigan desarrollando más armas de este estilo. Mis nuevos trabajos e investigaciones me han ayudado a descubrir que también se puede utilizar como una fuente de energía importante. Me han destituido solo por haber sido amigo de algunos comunistas, ¡menuda tontería! Pero seguiré investigando y estudiando. Ahora me dedico al estudio de los problemas que la ciencia puede provocar en la sociedad y cómo grandes avances en la ciencia pueden provocar grandes daños a la humanidad y al mundo. Soy Julius Robert Oppenheimer ex director del proyecto Manhattan.