"Un simple final"

Todo comienza con un avance increíble en la ciencia, un logro que cambió la vida de miles de millones ya que curaba todo tipo de enfermedades sirviendo como recambios por si nuestro cuerpo fallaba en algún aspecto médico. A este avance increíble se le trataba como algo inferior que a pesar de ser tan parecidos a los humanos en todos los aspectos,"los simples" ( humanos formados orgánicamente) que únicamente se les distinguía con una pulsera fija que les diferenciaba. Este avance provocó que la gente fuera más descuidada provocando un aumento en el consumo de drogas, total para ellos solo era usar su estúpido "simple" para acabar con tu problema de salud y estar como nuevo unos años más. Lo peor es que dicha sociedad solo los veía como una mascota ya que los medios de comunicación manipulaban a las masas y ellos se lo tragaban todo sin cuestionarlo. Decaían: no sufren, no sienten nada, son solo máquinas... todo mentiras.

Poco a poco fueron creando modelos más económicos para las clases bajas y llegaron al punto de costar lo mismo que un coche y ser tan comúnes como tener un móvil provocando así el abandonaran de los modelos antiguos. Pero la codicia de algunos por conseguirlo todo se pagó con la vida de miles de millones de personas inocentes, ya que estos "simples" económicos te alargaban la vida pero por un alto precio ironicamente ya que nadie vio la letra pequeña. Los órgano y las células de "los simples" que eran sustituidos tenían una fecha de caducidad ya que se deshacía envenenando todo el organismo en cuestión de segundos haciendo que este muera al cabo de unos días si no se compraba otro modelo y lo volvías a remplazarlo. La gente los volvía a comprar pero poco a poco la duración era menor y se deshacían más rápido: años, luego meses y finalmente en minutos. La gente se queda sin que pagarlos y por culpa de su insensatez notaban como su propio cuerpo les devoraba poco a poco por culpa del dinero y lo único que podían hacer era pasar los tres días de media que tenían con sus familias y sus seres queridos antes de que el veneno le consumiera de una manera lenta y dolorosa. En mi opinión la mejor opción era la de aceptar que te la habían jugado y afrontar tu error tomándote un wisky mientras te fumas el puro más caro que encontraras o lo que se te ocurriera con tal de relajarte mientras te deleitabas con la sintonía de Moonlight de Beethoven de fondo mientras una bala te atravesaba rápidamente la sesera con una sonrisa de oreja a oreja sabiendo que tú habías elegido tu propio final y no permitiría que esos cerdos te robaran hasta el último céntimo. Pero como se solía decir "a gustos los colores" y cada uno podía elegir su final.

Fue un golpe duro que costó millones de vida que se intentarían olvidar destruyendo a la mayoría de "los simples" y odiando a dichas compañías mediante todo tipo de ataques. "Los simples" que quedaron al ser tan odiados por algo en lo que no tuvieron nada que ver se ocultaron haciéndose pasar por seres humanos normales y adaptándose a la sociedad me imagino, como bien dije no había casi maneras de saberlo solo que ellos llevaban una pulsera. Lo digo por experiencia propia, mi nombre era UN-261020 de clase 3, aun que mi antigua "familia" me llamaba Roby. Su final fue trágico ya que antes de que pudieran utilizarme John me mando a la compra y a la vuelta lo encontré en el suelo con la nariz sangrando y el corazón fuera de servicio. Seguramente murió de sobredosis o por consumir algo que no sería lo que él quería y vi mi oportunidad de vivir sin miedo. Pero los finales felices solo existente en los cuentos y cuando sucedió la catástrofe alguien se enteró de mi identidad y después de unos días desde la catástrofe me veo metido en el baño escribiendo esta nota con un vaso de agua en una man y en la otra el revólver de John con los golpes y gritos de los vecinos gritando de fondo. Creo que este es el fin y que solo quedará constancia de mi en este rollo de papel por desgracia.