Donald el científico!

Había un científico loco estadounidense que se hacía llamar Donald i un día dejó de lado los experimentos y se preguntó el motivo por el cual solo había vida en la Tierra y en los demás planetas no. Este pensamiento lo planteó a sus compañeros y decidieron hacer un tipo concurso para dar a conocer un poco más a los planetas y también, exponer su trabajo al público.

Todos empezaron a informarse y dar una respuesta al pensamiento de Donald. Después de semanas, todos tenían ya resultados y uno a uno los compartieron.

-¡Y bien! después de semanas sin vernos por esta investigación ya era hora de presentarla y luego saldremos a la calle y daremos respuesta a la pregunta que me hice.
¡Venga! Empecemos por tí Petter!

-Gracias Donald, mi trabajo consistía en buscar información sobre Marte y Ceres.

Ceres es un planeta enano pero el único que se acerca más al Sol (entre todos los planetas enanos que hay), tiene más agua que en el planeta Tierra, tiene una temperatura de -38ºC entonces el agua pasa de estado sólido a gaseoso y una atmósfera muy delgada. He llegado a pensar que si hay un océano subterráneo se podría pensar en que hubiera alguna forma de vida primitiva.

-Ahora Marte

Puede ser que en un pasado lejano pero ahora mismo no se encuentra nada de vida, se dificulta la vida en Marte por las bajas temperaturas que con un -41ºC ya puedes tener una muerte cerebral aunque su temperatura mínima es un -87ºC y máxima un -5ºC Tal vez este no sea un problema, puesto que con abrigo y alguna fuente de calor externa podría solucionarse, pero las temperaturas en Marte no son aptas para una persona.
El agua está sólida aunque podría ser que bajo tierra hubiese líquida. La atmósfera de Marte es muy tenue. Dicen que es el planeta más similar al de la tierra que hay en todo el Sistema Solar.

-Ahora vamos con David- dijo Donald.

-Bueno pues yo me encargaba de Júpiter y Saturno. Así, vamos a empezar con Júpiter.

Es el planeta más grande de todo el Sistema Solar, el gigantesco planeta tiene unos cinturones de radiación enormes, entrar en la atmósfera de Júpiter es enfrentarse a rachas de viento de entre unos 400 km/h hasta unos 650 km/h, una temperatura de 152ºC y al núcleo del planeta unos 30000ºC, es imposible vivir en Júpiter sería un infierno indescriptible. Ahora con Saturno carece de una superficie rocosa a sólida sobre él no podríamos caminar, nos hundiríamos en su atmósfera que tampoco es respirable como aquí en la tierra. Además la temperatura en Saturno es muy baja dada su distancia al Sol, su temperatura media de 130ºC bajo cero. Un infierno.

-Muy buen trabajo David! Si no os parece mal sigo yo y acabamos con Eric- dijo Donald. Yo buscaba información sobre Mercurio y Venus.

En relación a Mercurio, la atmósfera es tan fina que es prácticamente imperceptible y las temperaturas van del calor extremo durante el día, a temperaturas bajo cero durante la noche. Temperatura Promedio: Día: 427 °C Noche: -183 °C. Tampoco se podría vivir en el planeta Mercurio por la falta de oxígeno y existencia de gases letales.Tiene muchos cráteres y luce un poco como la superficie de la luna. En este planeta moririamos por el simple hecho de la temperatura y la atmósfera.

I Venus tiene una atmósfera rica en CO2 y muy densa que lo sumerge en un efecto invernadero terrible y produce temperaturas de hasta 400 grados en su superficie. A Venus le pasa lo que contrario que a Marte: tiene mucha atmósfera. Demasiada, 90 veces más "gruesa" que la Tierra. Además está hecha de dióxido de carbono (muchísimo dióxido de carbono) y ácido sulfúrico, muy poca agua.

Por último, llegó el trabajo de Eric con los planetas Urano y Neptuno y no dijo que tienen características similares a los planetas anteriores. Así, vida como la nuestra no es posible ni en Saturno ni en ninguno de los otros gigantes gaseosos (Júpiter, Urano o Neptuno).

Después de compartir esta información entre ellos, quisieron transmitir todo su saber a los ciudadanos y para ello prepararon un stand donde poder llevar a cabo la comunicación. Durante dos semanas prepararon la exposición y llegado el día, mucha gente se interesó por un tema de actualidad como era el suyo. Sobretodo se interesó una niña de 15 años de nombre Júlia. Quería ser astronauta y por eso se interesó por Marte. Concretamente, les propuso ir allí y quedarse durante un mes porque veía que era el planeta más similar a la Tierra. Ademàs, quería comprobar si alguien podía vivir allÍ. Así fue, empezaron a buscar dinero para ayudarla ya que a todos les hacía mucha ilusión.