Objetivo: sin contaminación

Son las nueve de la mañana de un soleado sábado de mayo. He quedado a las diez con dos amigos, Julia y Roberto, para ir a dar un paseo en bici. Llego a la plaza, allí esta Julia, juntas esperamos a Roberto, siempre impuntual. Hablamos hacia dónde ir, finalmente decidimos ir a San Cristóbal, un pequeño monte cerca del pueblo.

El día es fresco, subimos la cuesta despacio, y mientras pedaleamos, vamos hablando. Entonces, Roberto llama nuestra atención porque ha localizado una cueva. Les explico que es una mina, mi abuelo me había llevado de pequeña, donde él trabajó. Era una mina de carbón, todo funcionaba bien, hasta que se cerró por un accidente. No se sabe muy bien cuál fue la causa, pero en aquel accidente murieron dos personas muy queridas en el pueblo. Así que, aunque era la principal fuente económica de la zona, se cerró. Los dueños decidieron cambiar de actividad y promovieron la instalación de placas fotovoltaicas, solucionando así parte de la demanda de energía, pero de forma ecológica y renovable.

Mis amigos y yo llegamos hasta la cima, y en vez de ver una bonita imagen de nuestro pueblo vemos una oscura capa gris que no deja distinguir nada. Al fondo unas columnas de humo suben desde el polígono industrial y sin duda, los coches también ayudar a crear esta contaminación.

Esta imagen nos hace tomar una determinación, Julia nos propone que todos tenemos que colaborar, una buena forma es utilizar el transporte público, ya que por 30 personas que van en autobús, supone que ocho coches menos circularán por nuestras calles.

Roberto también propone el uso de la bicicleta, ya que es un gran deportista, y lo podemos utilizar para desplazamientos cortos del día a día, porque no contamina y es una forma de mantenernos en buena forma física.

Decidimos volver a nuestras casas, cogemos las bicis y dejando atrás el monte, nos despedimos. Al día siguiente en nuestra clase exponemos nuestra idea con el objetivo de conseguir que en nuestro pueblo se respire aire puro. Así, si todos nos proponemos lo mismo, conseguiremos un mundo más sano, sin contaminación.