Un futuro no muy lejano

Año 2180, el mundo ha sido invadido, no me refiero a extraterrestres, sino a otros mecanismos inteligentes, los móviles.
Lo que empezó como una pequeña adicción a comunicarse con los demás por ellos, a subir fotos y comentarlas termino siendo algo más grave. Acabaron dominando la vida de los humanos, haciendo que no puedan estar siquiera una hora sin compartir sus recuerdos, celebraciones y cualquier acción que hicieran a lo largo del día.
Se podría decir que todo esto empezó con la creación del teléfono móvil, pero al irse desarrollando sus usos, aplicaciones y finalidades fue llegando a un punto en el que salías a la calle y no veías a nadie que estuviera contemplando el día que hacía en ese momento.
El móvil fue el medio de comunicación que más se utilizaba hasta el año 2020 aproximadamente, cuando se inventaron unas gafas virtuales con las que te podías comunicar y compartir tus momentos con los demás al momento, sin tener que encender el móvil. Al ponértelas se encendían inmediatamente y a través de ellas podías entrar en redes sociales también.
Pero el caos vino cuando a principios del año 2100 los científicos crearon una célula a partir de la cual se podía hacer cualquier acción, no solo en el ámbito social de comunicarse y publicar, sino también en todos los demás ámbitos, como lo son la medicina, enseñanza y todos los ámbitos que se te puedan pasar por la cabeza. No había acción que no se hiciera a partir de esta célula.
Por supuesto esto también implico un gran cambio en el orden de las clases económicas. Lo más “ricos” eran las personas que poseían más popularidad, es decir, más comentarios en sus fotos, cuanto gustaba lo que hacías, las veces que lo compartían los demás (en esto también tenía importancia el aspecto físico, sobre todo especialmente aquellas personas que tenían una buena forma física, eran atractivos y jóvenes). Por lo que los que eran “pobres” eran aquellos que, aunque publicaran bastantes fotos si no llamabas la atención te tocaba ser de la clase baja. En esto también cabe destacar que, aunque fueras pobre poseías esta célula, ya que se implantaban a todos los niños desde su momento de nacimiento.
Esta historia se centra en una chica de unos 16 años, cuyos padres al ser muy jóvenes y atractivos pertenecen a una alta clase y su familia era bastante conocida en las redes.
Al tener tanta popularidad sus padres, ella no se podía quedar atrás, ya que al haber nacido en esa familia también era bastante bella y tenía buena forma física.
Ella todos los días compartía numerosas fotos en las redes para conseguir más seguidores y comentarios. Esas fotos podían ser desde lugares a los que iba hasta fotos de ella con nuevos conjuntos que se compraba y quería enseñarlos a los demás.
Así como todo parecen ser ventajas al vivir una vida tan “perfecta”, también siempre hay alguna desventaja, en este caso podía ser la envidia de varias personas al comparar su manera de vida con la de los demás.
Una mañana tras volver del instituto, vio que estaba recibiendo numerosos comentarios, para ella eso debía ser normal, pero ese día no lo era ya que no había publicado ninguna foto en lo que llevaba de día. Al abrir la red vio que supuesta mente había subido una foto suya en la que aparecía completamente sin ropa. Asustada borro la foto rápidamente.
Al llegar a casa seguía aterrada por lo ocurrido. ¿Cómo habría llegado esa foto ahí?
Tras darle varias vueltas, pensó que la habría compartido sin darse cuenta o que se habría equivocado.
Pero esto fue el principio de una larga cadena de sucesos similares. A lo largo de las semanas fue descubriendo nuevas fotos de ella en las que aparecía de forma provocativa o casi desnuda; aunque ahora no era en su cuenta de las redes sociales, sino en varias cuentas que no conocía de nada.
Por más que intentaba denunciar a estas cuentas e intentar borrar estas fotos no lo conseguía. También intento conseguir ayuda de especialistas en esta tecnología, pero aunque las borraran volvían a aparecer.
La reputación que tenía ella por ser la hija de una de las familias más conocidas y ricas del país se convirtió en una mala reputación que no pudo llegar a mejorar, que llego a causar la caída de su popularidad en sus redes.