La Ciberguerra

“No existe la guerra inevitable. Si llega, es por fallo del hombre.” - Andrew Bonar Law -

Este mundo ha visto pasar muchas guerras, pero ninguna llegó alcanzar la magnitud que tuvo La Ciberguerra. Todo esto comienza a mediados del año 1936, en el cual se crea el primer ordenador, una máquina capaz de realizar diversos cálculos gracias a la incorporación de algoritmos creados por el ser humano. Un siglo más tarde, la evolución de esta tecnología supone un aumento en cuanto al uso de esta en todo el mundo, abarcando desde los campos más importantes como el de la salud o el de las telecomunicaciones, hasta los más insignificantes. Pero imaginemos que encontramos un fallo, un exploit, un bug o una simple brecha de seguridad que nos lleve directos a la sala de control del mundo entero, es decir, que puedas filtrar cualquier información de cualquier persona de este mundo, controlar el mercado financiero, las naciones, la información, la sanidad de las personas, la armada... Este es el mayor error del hombre ya que todo esta conectado en este mundo y tal y como lo conocemos puede llegar a su fin por una simple puerta que alguien puede abrir en cualquier momento.
Todo comenzó con un simple ransomware que deshabilitaba los ordenadores por completo y extraía toda la información al igual que todos los que estuvieran conectados en la misma red. Lo recuerdo como si fuera ayer, se llamaba WannaCry y fue creado por un grupo de hackers muy importante de Corea. Este hack atacaba directamente a un fallo encontrado en el sistema operativo de Microsoft llamado Windows , pero que posteriormente vio la luz en otros sistemas operativos como Mac OSX de la compañía. No puedo borrar de mi cabeza la imagen de la gente manifestándose mundialmente debido a que el mercado financiero se fue a pique, también hubieron robos en tiendas importantes e incluso asesinatos debido a la mala organización por parte de la sociedad. Por otro lado las diferentes naciones se declaraban la guerra entre ellas debido a que el origen de esta cadena de exploits era desconocida. Recuerdo como América preparaba la flota de la armada con rumbo hacia Asia.
Yo seguía con mi equipo en la oficina día tras día intentando desencriptar cada uno de los exploits que adjuntaba este misterioso hack. Mi amigo Jules consiguió extraer el hack del ordenador de un amigo. Nos llevó diversos años de angustia y de dolor debido a los diferentes conflictos que habían alrededor del mundo y que nos impedían seguir avanzando en nuestras investigaciones, pero por otro lado, recibimos mucha ayuda de las diferentes asociaciones dedicadas a la programación, explotación y desencriptación, es decir, gente con tan experiencia que habían sido capaces de entrar en los sistemas de seguridad mas importantes como son los de el FBI o el Pentágono.
No puedo olvidar el día en el que encontramos la llave final que nos abría la puerta al exploit por completo. Sin duda alguna fue desactivado de inmediato, por lo que todo volvió a la normalidad después de 10 años de terror y miedo en el mundo. Se volvió a restablecer toda la sociedad que había sido corrompida, dejaron de haber problemas en las calles y las guerras terminaron.
FIN.