• Inicio
  • Español
  • Juvenil
  • HISTORIAS DEL PLANETA ROJO. DE CÓMO EL REY ROJINIO Y EL PROTOSABIO SALVARON EL PLANETA ROJO

HISTORIAS DEL PLANETA ROJO. DE CÓMO EL REY ROJINIO Y EL PROTOSABIO SALVARON EL PLANETA ROJO

El Planeta Rojo estaba gobernado por Rojinio un rey de la raza de los planetos. En el planeta, los protosabios trabajaban por descubrir una manera de viajar por el planeta barato y rápido. Cierto constructor se presento un día por el Castillo Rojo prometiendo que su empresa construiría un tubo magnético con un Ultraloop que conectaría todo el planeta. Rojinio y su mejor protosabio, Rojux, no creían en el constructor pero la población de Planeta Rojo quería viajar por todo el planeta. Rojinio aceptó la idea del constructor, pero en secreto, Rojux y el analizaron los planos del Ultraloop. Descubrieron que estaba construido con átomos inestables y no podría aguantar su primer viaje. El rey Rojinio decidió reunirse con Rojux y le contó que podían crear unos tubos de mejor calidad y así evitar la muerte de los planetos en el primer viaje. Los nuevos tubos se llamarían Hiperloop y estarían hechos de un nuevo material llamado antimateria. El problema de este material, y Rojux lo sabía, era que producía gases muy tóxicos que acabarían destruyendo la tenue atmósfera del Planeta Rojo.
Una noche el rey Rojinio y Rojux entraron en el laboratorio del castillo y antes de colocar la antimateria en los tubos, Rojux le dijo al rey Rojinio que el material con el que iban a trabajar era muy peligroso y que solo colocarían una mezcla de antimateria y calamardacia, un material que bloqueaba los gases del primer material. En la mañana de la inauguración cuando el rey Rojinio y el constructor fueron a presentar el Ultraloop o mejor dicho, el Hiperloop, los tubos aguantaron su primer viaje y el rey Rojinio y Rojux salvaron la atmósfera del Planeta Rojo y a la población de los planetos.
DE CÓMO PLATINIO FUE REY
Platinio vivía en la capital del Planeta Rojo, Olympus que adoptaba el nombre de un monte cercano. Platino quería ser protoingeniero y construir las maquinas pensadas por los protosabios. Para ello acudió a la Universidad Roja, situada en la cima del monte Olympus. Su profesor, un protosabio llamado Rojux, le dijo que en el interior del monte se encontraba la primera máquina creada por los planetos: la Calculadora Roja. Esta calculadora no era una máquina normal, sino que era un artefacto capaz de dar vida a los pensamientos de su poseedor. Rojux también le contó que los planetos habían sido creados por el último de los Blancuzcos que compartía nombre con Platinio. A los pocos días el nuevo rey del Planeta Rojo, el rey Rojinio, anunció nombraría sucesor a quien le daría la Calculadora Roja.
Platino no se lo pensó dos veces y entró al interior del monte Olympus por una grieta en la pared del monte. A diferencia de lo que había pensado en un principio, el interior estaba muy bien iluminado, aunque Platinio no encontró la fuente de tanta iluminación. El planeto comenzó a caminar hacia delante hasta que llegó a una gran puerta de madera abierta. En la sala solo había un pedestal con un trapo ocultando algo. Cuando Platinio entró en la sala y quitó el trapo vio que no había nada. Decepcionado salió del monte y se dirigió al Castillo Rojo y le contó al rey Rojinio todo que había pasado. En contestación a esto Rojinio le dijo que era una prueba para demostrar la valentía de los planetos y que gracias a su valentía lo nombraría heredero a él. Cuando murió el rey Rojinio comenzó el reinado de Platino, que se interesó en visitar otros mundos. Pero eso pertenece a otra historia.