Mi experiencia con las matemáticas

CONCURSO INSPIRACIENCIA 2017
Juan Antonio 1º Bach. Ciencias.
Queridos amigos, hoy quisiera hablaros de las matemáticas, ese gran mundo de locuras y de lógica, ese laberinto lleno de misterio que me lleva a preguntarme ¿qué se puede hacer con ese mundo?
Los profesores la usan en su día a día para calcular notas, los alumnos hacen encaje de bolillos con ellas para poder aprobar, y yo simplemente las uso para divertirme y conseguir echarme unas risas con trucos brillantes. Por ejemplo: pensad un número, multiplicadlo por 9 y después restadle 5. Ahora traducid a letra del abecedario el número que os ha salido y pensad en un país que comience con la letra del abecedario que os ha salido. Después, pensad en un animal con la primera vocal que aparezca en el nombre del país que habéis pensado. Antes de que podáis responder os diré: "En Dinamarca no hay iguanas, hombre". Si aún no os he desencajado las cejas prestadme un poco más de atención e intentad unir estos tres puntos de arriba con los tres puntos de abajo sin que se choquen. Hay quien se pasa horas y horas para resolverlo, por eso esperaré sin daros la solución.
Sócrates dijo "Sólo sé que no sé nada", y a mí, ese desconocimiento en lo referido a las matemáticas me desconcierta tanto que a veces creo enloquecer. Cuando eres pequeño aprendes lo básico, sumar, restar, multiplicar, dividir... Más adelante aprendes a calcular el mínimo común múltiplo y el máximo común divisor... y piensas: “mira qué fácil y divertidas son las matemáticas”. Luego vienen las raíces cuadradas, los binomios, las ecuaciones... y piensas: “ya no es tan fácil como en primaria”. Y cuando te quieres dar cuenta uno ya no sabe si casarse o si tirarse por la ventana. Esta es mi experiencia en este gran mundo.