Y SI SOY UN PEZ

No es fácil para un pez leer libros en el agua. Bueno bien pensado, en realidad no es posible para nadie hojear un libro dentro del agua. ¿Porque yo soy un pez? ¿No?

Vivo es una especie de cajita de plástico transparente llena de agua y hay otros ¿peces?, que se parecen mucho a mí. Nos movemos todos al unísono, no sé muy bien a qué razón obedece, hacia las burbujas, hacia una red que se sumerge de vez en cuando, hacia la comida…ahora de repente nos movemos en otra dirección. Pero yo sé que soy diferente a ellos, porque leo los libros que puedo ver a través de mi pecera.

Hay un libro que tiene dibujado a alguien como yo. “Biología del pez cebra” leo debajo. Entonces es que sí soy un pez, porque se ve que tengo aletas dorsales y caudales para nadar, pero quizá con ellas pueda volar. Hace dos semanas soñé que volaba y quise ser lo que llaman un pájaro. Puedes verlo todo desde el aire y todo lo que vi en mi sueño era de extraordinaria belleza y podía descansar de cuando en vez…no como aquí dentro. ¿Y eso de cebra? ¿No es como un burro rayado? Es que yo rayas también tengo, pero patas no. Quizá por eso me llamo así, pez cebra. No estaría mal tampoco tener patas y poder correr y dar saltitos y tumbarme en la hierba y bañarme sólo cuando quiero…no como aquí dentro.

También leí que soy muy parecido a los humanos, pero no acabo de entender en que se basan para decir eso. Parece que la semejanza está en el ADN, pero no sé muy bien cómo interpretarlo, porque yo desde luego no veo que tengamos nada en común. Si los humanos son los que vienen a diario a darnos de comer, cambiarnos el agua y llevarnos a veces a no sé dónde, no estoy muy seguro de si quiero ser como ellos. Al menos eso sí, pueden leer siempre que quieren…no como aquí dentro.

Decía que no se si deseo ser como los humanos porque ya he visto de todo. Caras de preocupación, de tristeza, de amargura, incluso de odio. También he visto, todo hay que decirlo, caras de alegría, de satisfacción, de orgullo, al lograr los resultados que llevan meses o años buscando. Yo siempre tengo la misma cara y ni siquiera creo que pueda tener esos sentimientos por buenos o malos que sean, aunque he leído que existen. Sé que les resulto útil, pero para mí es demasiado sacrificio. Yo lo que quiero es salir de aquí, ver lo que hay a mi alrededor. Quiero oler, tocar, saborear, sentir, descubrir y quiero sentarme a leer…no como aquí dentro.

Hoy por fin salí. No fue nada agradable. Resultó que estuve en esa especie de red unos instantes, sin el agua que tanto detesto y me ahogué de pena ¿qué incongruente no? Volví al agua y tardé en recuperar la compostura. Vencí mis miedos y traté de respirar con normalidad, pero nadie se dio cuenta porque no expreso nada. Quise entonces gritar, pero sólo conozco el significado de la palabra y no supe cómo hacerlo. Nada salió de mi boca y de todas formas dudo mucho que alguien me oyese. Los humanos, demasiado ocupados y mis compañeros de pecera, ya no están. Me han aislado solo en una pecera más pequeña. Quizá lo hayan hecho porque simplemente soy diferente o quizá quieran hacer algún experimento como he visto otras veces. Lo que más me molesta es que desde donde estoy ahora no puedo ver los libros. No puedo leer.

Nunca me he sentido como pez en el agua, sea lo que sea que signifique eso, pero ahora me siento muy perdido, sea lo que sea que signifique eso. Vuelvo a nadar frenéticamente de un lado a otro chocando con las cuatro paredes y de repente me doy cuenta de que, aunque nunca hablé con ellos, extraño profundamente a mis compañeros de pecera. Tampoco consigo sentir el burbujeo incesante de mi cajita anterior y nado cada vez más rápido buscándolo. Siento que desfallezco y me falta el aire, pero aquí, solo, no consigo tranquilizarme.

Es la hora de la comida. Lo sé por la luz que se cuela a través de las ventanas, pero a mí no me llega nada. No consigo entender lo que me está ocurriendo y mi temor va en aumento. El estrés, esa palabra tan “humana” se está apoderando de todo mi cuerpo y me nubla el pensamiento. Si al menos pudiese leer e investigar lo que me pasa, tal vez me tranquilizaría y todo volvería a ser como antes...no como aquí dentro.

…quizá no…

…tal vez es que sólo soy un pez.