Sín límites

Tenía esa sensación reconocible de estar cerca de conseguir resultados.

Hacía tiempo que las articulaciones mecánicas con ejes de rotación bipolar, habían dejado paso a las estructuras semirrígidas y a los tendones híbridos flexibles. De esta manera los movimientos de los ciberbots eran suaves y naturales.

Gracias al chip de equilibrio, lograba movimientos satisfactorios. Todo pequeño movimiento afectaba al sistema completo con una reacción adecuada y comedida.

Modelar la fisonomía no era inconveniente Las prótesis y los sensores permitían percibir y transmitir desde el ciberbot a su entorno. Había para todos los gustos, sin limitación ni oposición.

Mi trabajo era avanzar un poco más sobre su comportamiento. La red de microprocesadores generaba "conocimiento", aunque este término no era fácil de definir. Siempre estaban presentes las limitaciones éticas o morales que imponían las instituciones culturales.

Sin embargo, este proyecto iva más allá. Se trata de una inteligencia social, un individuo capaz de establecer relaciones sociales, un ser socializable.

Ante mi estaba el fruto de una labor en equipo que era tangible, era un paso más allá, casi fuera de los límites de la imaginación.

El proyecto traspasaba la barrera de lo factual para integrarse en lo temporal. Tendría una consciencia social, es decir analizaría las ocurrencias en el tiempo, obteniendo la experiencia de cada cronotopo en el que experimentara. Además, ya tenía resuelta la función de reproducción social.

Lo había logrado, tenía ante mi un ser humano. Aquella especie que en el pasado fue capaz de idear nuestras estructuras básicas primarias.