Nivel 4

- ¿Alguien me escucha? Estoy atrapado en el laboratorio de nivel 4. Ha saltado la alarma.
- Sí Profesor Molinos, le escucho y tengo visual suya en la pantalla. Es muy tarde para estar en el laboratorio de nivel 4. De hecho, no debería estar allí.
- Lo sé… Lo sé. ¿Quién eres?...
- Sanz, Kike Sanz. Hoy estoy de guardia.
- Sanz… Sí, claro. Sanz…
- Le repito que no debería estar ahí. Es demasiado tarde y el personal de seguridad se ha ido ya. Son las normas que usted mismo impuso. ¿Recuerda?
- Sanz, no estoy en situación de debatir con usted ahora. ¡Mi traje se ha despresurizado, y debo salir de aquí cagando leches!
- Me temo que eso no va a ser posible por el momento, profesor. Hay un protocolo, y cómo usted me ha dicho en más de una ocasión los protocolos, nos guste o no, son para cumplirlos.
- Sanz, ¡No me toque los cojones ahora o se arrepentirá!
- Sólo cumplo con mi deber, profesor. Estamos aquí solos usted y yo. Y usted no debería estar en el laboratorio de nivel 4. Haré la llamada y…
- Sanz, ¡Sanz!… ¿Está ahí? Creo que hemos perdido la comunicación...
- No, profesor. Estoy pensando.
- ¿Pero qué coño está pensando? ¡Haga la puta llamada y sáqueme de aquí!
- Eso no va a poder ser posible por el momento.
- ¡Me cago en la sombra negra! De todo el personal del laboratorio tenía que ser usted el que estuviese hoy de guardia.
- Qué cosas tiene la vida, ¿verdad profesor? Por cierto…
- ¿Qué?
- Nunca me trata de usted cuando voy a su despacho, o cuando me ha mandado e-mails restringiendo mi uso en los laboratorios del instituto para realizar mi investigación.
- Sanz, ¡no me toques los cojones! Tan solo eres un postdoc que, por cierto, tienes una trayectoria bastante mediocre…
- Claro, profesor, claro… Por eso, sus impedimentos para que desarrollase mi investigación comenzaron cuando me negué a incluir su nombre en aquel paper que aceptaron en Nature Biotechnology.
- Soy tu jefe, y todos saben que los IP firman los artículos de sus investigadores, así ha sido siempre y así será.
- Se equivoca, profesor.
- ¿Eso crees?
- Desde que me incorporé a su instituto, ha estado firmando todos y cada uno de mis papers y comunicaciones. Y eso no debe ser así. En Estados Unidos…
- ¡Ya estás otra vez con los Estados Unidos! No eres el único que ha estado allí…
- Cinco años y medio, profesor. ¿Y usted?
- No tengo que darte explicaciones de mi trayectoria… ¡A la vista está quien tiene éxito en el mundo de la investigación y quién no!
- Por eso exige firmar todos los artículos de sus investigadores, ¿no?
- ¡Para eso soy el jefe!
- ¿Eso cree?
- ¡Sin duda, me lo he ganado!
- Entiendo.
- ¡No tengo que seguir aguantando esto! ¡Sácame de aquí ya! Sanz, estás acabado… te lo advierto, ¡estás acabado!
- Seguramente, profesor… Espere unos instantes, se lo ruego… ¡Ya!
- ¿Ya, qué?
- Abra su correo electrónico en el ordenador del laboratorio, y lea en voz alta el mensaje que le acabo de enviar.
- ¿Pero qué coño…?
- Hágalo.
….
- ¿Estás loco? ¡No pienso leer esta majadería!
- Tenemos toda la noche… ¿Qué hay en el laboratorio? Ébola, Magdeburgo, Hantavirus, Lassa virus… No me gustaría estar ahí dentro con el traje despresurizado.
- Te arrepentirás Sanz.
- Usted léalo.
- … Soy el profesor de investigación Emilio… Molinos…
- ¡Más alto, profesor! Cómo cuando me sermonea en su despacho…
- ¡Qué te jodan!
- Lea.
- Soy el profesor de investigación Emilio Molinos, y quiero confesar que… toda mi carrera investigadora es un enorme fraude… ¡No pienso seguir!
- Lea.
- He impuesto mi firma en todos los artículos de mis subalternos. Soy un prevaricador. He manipulado las contrataciones del instituto para seleccionar candidatos mediocres que no me hagan sombra y en las comisiones de evaluación de proyectos he favorecido a aquellos que me asegurasen mi propia financiación futura. ¡Me las pagarás, Sanz!
- Lea…
- Sol… Solicito una auditoría y una evaluación de toda mi actividad profesional de los últimos treinta años.
- Ya es suficiente. Hasta ahora. ¿Lo habéis grabado…?
- ¡Sanz! ¿Sanz?
….
- Profesor, ¿sigue ahí?
- Son las cuatro menos diez de la madrugada.
- Mire el ordenador. La web de “El País”. Ahora es famoso.

“PRESTIGIOSO INVESTIGADOR SE DECLARA CORRUPTO Y CONFIESA LA PERVERSIÓN DEL SISTEMA DE INVESTIGACIÓN NACIONAL”

- ¿Nota la garganta seca? A las ocho podrá salir.
- ¿Cómo dices?
- Forzar y hacer saltar la alarma ha sido fácil, resetear el sistema no tanto. Descanse si puede. Mañana le esperan muchas entrevistas.