"Había una vez..."

HABÍA UNA VEZ…
VII Concurso de relatos de inspiración científica
Había una vez una especie de mago de larga barba y gafas de “culo de botella”, que con su bata blanca, su microscopio, sus ratones y sus pócimas, que sólo él conocía, perdía las horas no sé sabía bien en qué … ¡Qué manera de desperdiciar el tiempo en pleno siglo veintiuno, cuando había tantas cosas que hacer! Pensaba cierto sector de la sociedad ninguneando su labor.
Existía pobreza, desempleo entre los más jóvenes de los países desarrollados y hambre como nunca se había conocido hasta entonces, debido a las guerras que unos locos fundamentalistas habían comenzado y que no tenían previsto acabar, por las que masas de gente habían tenido que huir de sus países buscando refugio en otros pueblos, que les negaban el asilo…
Y mientras, esta especie de alquimista con sus probetas, ensayando sabe Dios qué nueva fórmula...
El doctor de la bata blanca era constante y no cesaba en su empeño, seguía y seguía haciendo mezclas con sus innumerables probetas para posteriormente experimentar con los ratones y analizar los resultados.
Ahora se había propuesto investigar en torno al Alzheimer, desenmascarar esa palabra maldita, que estaba haciendo estragos en personas cada día más jóvenes, que olvidaban sus nombres, sus vidas y sus recuerdos y vivían en un mundo perdido en el que ni ellos mismos sabían por quéde pronto se encontraban en un sitio que no era el suyo, con una mochila que apenas contenía vagos y distorsionados recuerdos de su infancia y en ocasiones ni eso…¡Merecía la pena ponerse manos a la obra para tratar de aliviar la vida de esa gente, cada vez más joven y numerosa, que estaba destinada a pasar los últimos días de su vida sumidos en esa nebulosa, sin saber por qué les había tocado a ellos!
Hoy, iba a ser un día de suerte para esta investigación, un rayito de luz salía a la palestra: Se había hallado uno de los mecanismos genéticos que desencadenaban la degeneración neuronal en el Alzheimer.
¡Enhorabuena! Era un peldaño más en la interminable escalera que supone la lucha contra esta palabra impronunciable. Sí Enhorabuena y Gracias por todo lo que este eslabón suponía de esperanza, no solo para los afectados sino también para sus familias que se sentían impotentes y perdidas ante esta cruel enfermedad.
Pues sí, la investigación parece que serviría para algo: Se había dado un paso más en la lucha contra este mal, que desgraciadamente, tanta actualidad estaba cobrando.¡ Para que luego las malas lenguas vayan por ahí desvirtuando la labor del investigador, pregonando que no se sabía en qué se invertía el dinero que los gobiernos destinaban a este sector! Sí estamos de acuerdo en que quizá había prioridades más básicas e inmediatas, como erradicar el hambre, la pobreza, las guerras, el terrorismo,prioridades a las que destinar los presupuestos del Estado; pero no por ello deberíamos olvidar que la sociedad no avanzaría ni podría evolucionar sin la ayuda de una buena investigación en todos los niveles.
Muy lejos queda ya esa figura de investigador con las lentes de “culo de botella” y barba blanca. Los investigadores de nuestro tiempo son ahora jóvenes (chicos y chicas), sobradamente preparados, que están esperando una oportunidad para desarrollar sus ansias de descubrir nuevos mundos, cumplir los objetivos que se marcaron cuando estaban formándose y generar así nuevos conocimientos. Para ello tienen que ser guiados por los más veteranos que son fuente de esos conocimientos en los que basarse. Es así como la ciencia fluirá, trasmitiéndose de unos a otros, sin fronteras gracias a los nuevos métodos de publicación como son el “OPEN ACCESS”, en el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, entre otros.
Perdón porque un inexperto, que se ha metido a hacer de cuentacuentos por un instante y que a través de una forma sencilla quiere defender la importancia de la Ciencia, lo interesante y gratificante que puede llegar a ser en un mundo, que tiene prisa por llegar a todo en un tiempo récord, con el mínimo esfuerzo.
Ánimo a todos los que estáis en ese mundo mágico de la Investigación y la Ciencia; no desfallezcáis ante las dificultades; ánimo a los que empezáis con esa ilusión primera; a los que estáis hartos de la monotonía y de las trabas y ánimo a todos los que en breve os iréis del mundo laboral para que sepáis trasmitir vuestro gran conocimiento a las jóvenes generaciones , conocimiento sin el que no puede avanzar la Ciencia y Gracias a todos por participar en este mundo tan maravilloso y multidisciplinar . ¡Gracias por ser científicos!
Había una vez una probeta, un ratón, un microscopio…junto a un señor de bata blanca.


Hormiguita