• Inicio
  • Español
  • Adulto
  • Prólogo para ‘Después de la Tierra: Historia de nuestro Planeta’ por Dra. Amina Tremblay

Prólogo para ‘Después de la Tierra: Historia de nuestro Planeta’ por Dra. Amina Tremblay

“In vino veritas, in aqua sanitas”. Esta frase resume el afán humano de hacer verdad lo que más le conviene a cada momento, puesto que en realidad lo que dijo Plinio el Viejo en su libro XIV de “Naturalis Historia” - dedicado especialmente a la botánica, la vid y el vino - fue: “Volgoque veritas iam atributta vino est”. Una vez más, la verdad da una connotación del todo opuesta a la que se le ha querido venir dando por interés de algunos. Aunque sin duda, si algo cierto podéis sacar de aquí, mis queridos lectores, es que como mi abuela Sarah Tremblay bien entendió, el vino es lo suficientemente importante para la humanidad como para tergiversar proverbios latinos o para dedicar libros enteros al arte de obtener tan noble caldo.
Si han adquirido este libro es porque quieren saber más sobre este período llamado “Después de la Tierra” y qué nos abocó a conocer el mundo de hoy en día. Y también sé de ustedes por el hecho de estar leyendo estas líneas, que no quieren hacerlo en el modo más técnico, porque de desearlo estarían posando sus ojos sobre los miles de artículos científicos publicados a tal respecto. En el libro que tienen en sus manos, no pienso hablar sobre Imperios políticos caídos ni líderes derrocados, sin embargo, hablaré de mi historia, la cual enlaza con la caída de imperios físicos tal como conocíamos y de cómo la naturaleza sacudió el suelo que pisamos para tratar de sacar a los humanos del tablero del planeta para siempre.
La historia que voy a contar, como todas las que tratan de ser fieles a hechos reales, es compleja. Y en ése proceso de desgranar algo intrínsecamente enrevesado como es la realidad, siempre hay implícita cierta subjetividad, no lo voy a negar. De hecho, es mi propia historia y la de mi familia, la que usaré para hilar y a la vez guiaros: no hay nada más subjetivo que eso.
Pero no temáis, por oscuro y terrorífico que se vuelva en ocasiones el relato, recordad que todo acabó saliendo: bien o mal - lo juzgareis vosotros mismos al final - pero al menos adelante. Por eso estáis ahora aquí, a salvo, leyendo. Sobretodo hablaré de cómo nuestra especie se aferró a la ciencia, poco a poco, para tratar de adaptarse a la nueva realidad que paulatinamente se les revelaba. Esta es mi historia, pero también es la historia de muchas pequeñas victorias y alguna que otra derrota. La vida tal y como la conocieron mis antepasados, y los vuestros queridos lectores, se encuentra medio borrada. Viandas que comían, bebidas que tomaban, montañas que escalaban, mares que navegaban, lagos en los que pescaban… ya no existen más que en un mundo digital, en galerías multimedia que siempre podemos visitar con la facilidad de pensar la idea de ello. La primera historia que os voy a contar, es la historia de mi ya citada abuela: Sarah Tremblay, y de cómo ideó el imperio que a día de hoy regento situado en Thor Island (Nunavut, Canadá), especializado en el cultivo, producción y exportación de vino. Si os habéis hecho con mi libro, probablemente sepáis que es este vino que producimos en mis campos el mejor considerado del mundo, como así lo demuestran los Decanter World Wine Awards (DWWA) obtenidos en 2211 y 2216. Pero esto, no siempre ha sido así: si consultan el listado de antiguos ganadores y se retrotraen alrededor de dos siglos (a los años previos a La Catástrofe) verán ganadores en desaparecidas regiones como Francia, Italia, España o Portugal. Todas ellas, por entonces situadas a más de 7000 kilómetros de distancia.
Será este y no otro el punto de partida de mi relato: cómo el clima del llamado planeta Tierra varió de tal modo, que el vino de mi granja situada a 78°12′N 103°00′W es considerado el mejor del mundo a día de hoy y de cómo mi abuela Sarah, usó sus estudios científicos en el Climate Change de Maine University (EEUU) para predecirlo. Así que, ávido lector, le reto a que continúe por el próximo capítulo.