Ciencia, policía y crímenes

El 14 de abril de 2050 en el hotel Prit se produce un crimen, la dueña del hotel aparece apuñalada en el vestíbulo. A las 9:36 de la mañana llega la detective Katherine Simon, la mejor detective del mundo debido a su arma especial, al cabo de una hora el culpable está siendo arrestado, había sido el amante porque quería adueñarse del hotel, pero le salió mal el juego.
A la mañana siguiente Katherine Simon tenía la mañana libre, por lo que fue a casa de una amiga llevándose la sorpresa de que allí había alguien esperándola.
Cuando Katherine llegó a la casa de Diana Sanchez ve que la puerta está abierta, así que como buena detective y amiga decidió entrar a ver por qué estaba así, allí encontró a su amiga atada en una silla, por lo que entró corriendo a desatarla y cuando estaba en ello, notó una sensación extraña, empezó a sentir que todo le da vueltas, y un pañuelo le tapaba la boca y la nariz, así que al no poder respirar acabó desmayándose.
Katherine empezaba a despertarse y cuando recuperó la conciencia se dio cuenta de que ya no estaba en casa de Diana, pero si con ella, estaban en una habitación oscura y llena de dispositivos electrónicos, en ese mismo instante apareció un hombre, Katherine no consiguió reconocerlo, pero Diana sí, era el exmarido de Katherine. Ambas se pusieron histéricas e intentaban escaparse, pero fue inútil, lo único que consiguieron fue malgastar fuerzas, John, el exmarido le pidió a Katherine su arma secreta debido a que gracias a esta, Katherine consiguió convertirse en una gran detective y al centrarse tanto en el trabajo rompió su relación y él no había podido superarlo; Katherine se negó, pero en ese insiste, mientras Diana confusa al no conocer nada pidió respuestas de por qué estaba ella allí.
Diana, la mejor amiga de Katherine es científica y uno de sus inventos fue el arma especial de la que tanto hablaban todos; Diana se puso a pensar y consiguió recordar que uno de sus inventos se lo regaló a Katherine, pero como ella no había llegado a probarlo no sabía que hacía. John intentando no cambiar de tema volvió a pedir el arma, y como vio que Katherine no accedía decidió soltar a Diana para amenazar a Katherine con ella.
Tras un par de horas de tortura donde Diana casi muere Katherine decide contar todo y que John se salga con la suya. Katherine le entrega a su exmarido unas gafas, pero no unas gafas normales y corrientes; esas gafas contenían en los cristales de grafeno un chip conectado con todas las seguridades, por lo que cuando ocurría un crimen ella tan solo tenía que ponerse las gafas y estas con sensores detectaban el lugar y podía acceder a todos los sistemas de seguridad y ver quien había realizado el crimen, su único trabajo y en el que era bastante buena era el de identificar caras con las bases de datos de todos los ciudadanos. John le quita las gafas a Katherine y deja libre a Diana, pero este se lleva la sorpresa al ver que las gafas no se rompían por mucha fuerza y calor que ejercía sobre ellas, en ese momento, John se metido en un problema gigantesco, debido a que los compañeros de Katherine habían rastreado su móvil ya que ella no había ido a trabajar.
John es encerrado, Diana acaba en el hospital para su recuperación y Katherine deja de ser la maravillosa detective, porque se convierte en la mejor detectora de caras del mundo, un trabajo que puede hacer con su mejor amiga, Diana, ya que juntas forman el equipo de búsqueda DKD, la ciencia y la policía más juntas que nunca.