La paradoja

Oh, ¿ya es de día? ¡Sí! Es el momento perfecto para estirarse lentamente, primero las patas delanteras y después las traseras… ¡Estupendo para comenzar la jornada!
Siguiendo con las rutinas de cada mañana, un buen lametazo también es importante, no puedo descuidar la higiene.
Qué sol más bueno entra por la ventana, creo que hoy pasaré todo el día tumbado al sol, igual que ayer. Pero voy a acercarme más. No sé por qué ha puesto mi cojín en este rincón tan alejado y frío.
¡Oh, una luz! ¿De dónde viene? Ah, el humano ya está ahí dentro, con sus pizarras y sus cálculos. Con el hambre que tengo… ¿Por qué nunca se acuerda de poner comida en mi plato? Luego se queja de que estoy siempre fuera y nunca me ve pero, ¿cómo cree que sobrevivo?
No sé si ir hasta allí y ronronearle un poco. Puede que si subo a la mesa se acordará de que existo y de que estaría bien darme de comer.
Tendré que maullar, porque no parece que me esté oyendo. Los gatos somos silenciosos, sí, pero este hombre se concentra tanto en su trabajo que no oiría ni el rugido de un tigre. Tendré que probar otra táctica. Saltaré sobre esta mesa llena de papeles.
Ahora sí que me ha visto… ¡No me apartes de esa manera, que algún día podría ser que no cayera de pie! ¿Qué es esto? ¿Dónde me he caído? ¿Es una nueva caja de arena? Pero no me saques de aquí, que es muy acogedora. ¿Porque estás poniendo esa cara de físico iluminado? ¿Qué se te está ocurriendo?
-¡Eres un genio!
¿Por qué gritas eso? Creo que es un buen momento para salir y tomar el sol. Ya buscaré algo para comer en casa de la vecina.
¿Que estás haciendo? ¿Una lata de paté en vez del pienso seco que me pones cada día? Al fin has entendido que necesito calidad de vida.
Bien, ya puedo salir a fuera a tomar el sol. ¿Qué te pasa, no quieres que me vaya? Bueno, no hay nada interesante por aquí, salvo esa caja en la que me he caído antes. Sí, esa en la que estás poniendo una ampolla.
¿Ahora sí que quieres que me ponga dentro? Vale, pero no la cierres. ¿Me oyes?
Schrödinger, esto no me hace ninguna gracia…