CIENCIA = SALVAR VIDAS

CIENCIA = SALVAR VIDAS

Corre el año 2050, estoy en la gala de los premios Nobel, y mi nombre suena favorito para ganar el premio de medicina por mi gran invento, conseguir adaptar el material más versátil del mundo al campo de la medicina, lo que ha abierto las puertas a muchos avances, desde detectar enfermedades con muchísima antelación, hasta la creación de prótesis con unas características que se asemejan muchísimo a las de cualquier parte del cuerpo humano. Sí, les estoy hablando del grafeno. Aunque no tenga ningún discurso preparado, sé perfectamente que es lo que voy a decir.
- Bien, señoras y señores, ahora vamos a pasar a la entrega de premios del campo de la medicina – Anuncia el presentador con bastante entusiasmo - La tecnología de todo tipo, ya sea medicinal, educativa, e incluso aeroespacial ha avanzado mucho en los últimos años, pero en esta sala hay un hombre que lo ha llevado hasta el extremo para poder salvar la vida de su hermano, y más tarde la de muchos más hombres que necesiten la ayuda de su invento.
- Señoras y señores con ustedes!… - Anuncia ahora la presentadora – ¡Jordi de la Cruz!
Me levanto de la butaca mientras todo el mundo me aplaude, mi cara no refleja mucha satisfacción, subo las escaleras del escenario, me entregan el premio y me sitúo detrás del atril para decir unas palabras, espero a que la gente deje de aplaudir, y entonces, empiezo:
- Gracias, gracias; es un gran honor para mí ganar este premio, sabiendo que muchos más doctores también han tenido esta oportunidad ya que no solo yo he conseguido avanzar tanto en el campo de la medicina; sois vosotros los que me habéis elegido, pero pienso que lo que hice, lo tenía que hacer, era mi obligación como doctor y como hermano pequeño, ya que si fracasaba no me lo hubiera perdonado nunca. ¡Gracias!
Bajo las escaleras y me siento en la butaca.
- Para finalizar, la actuación del grupo de música ColdPlay!
Al finalizar el concierto, todos fuimos a nuestras respectivas casas.
La mañana siguiente, me levanté bastante tarde ya que tuvo que despertarme “Javier”, el sistema operativo instalado en mi casa. Ese día tenía fiesta así que lo hice todo tranquilamente y sin prisas. Al terminar de desayunar, encendí el ordenador y entré en mis redes sociales, como ya esperaba estaba todo lleno de felicitaciones, pero mucha gente quería saber más detalles de mi camino hacia el invento revolucionario que salvaría muchísimas vidas. Había todo tipo de preguntas, así que decidí contar toda la historia desde el principio. Pero lo hice para que todo el mundo se enterara, mediante una entrevista para el periódico más influyente del momento. Envié la petición, y antes de 24 horas, ya habían aceptado. La entrevista se realizaría en mi casa y harían solamente una pregunta.
Llegó el día, y el entrevistador llego a mi casa junto con un redactor que iría copiando todos los detalles de la historia.
- Bien, Jorge de la Cruz, empecemos, ¿Cuál es la respuesta a todas las preguntas realizadas por las redes sociales? - preguntó el entrevistador.
- Bueno pues la respuesta a todas esas preguntas, estoy seguro de que es, contar la historia desde el principio: Todo empezó cuando a mi hermano le diagnostiqué una enfermedad muy rara, la cual todavía no tiene nombre, esta atacaba a los órganos vitales y al tejido de la piel. Esta enfermedad, ya se predecía que solamente tenía dos curas, si la enfermedad solo atacaba al tejido, la solución era el amputamiento precoz para que no se pudiera extender por el resto del cuerpo; o si atacaba a los órganos, no había solución posible, a no ser que hubiera una forma de crear órganos artificiales, los cuales pudieran realizar la misma función que los originales sin afectar al funcionamiento de los demás. Al principio, la enfermedad se extendía por la parte del hombro izquierdo, entonces, nosotros no sabíamos que podría ser, así que estaba en investigación; la mancha negra cada vez se extendía más por el pecho y el brazo, hasta que un día empezó la arritmia del corazón con peligro de infarto, descubrimos que la mancha había llegado al corazón, y teníamos que actuar rápido si no queríamos perderle. Yo estaba muy preocupado, cuando se me ocurrió la idea, era muy eficaz y en un par de pruebas lo pusimos en práctica con humanos, funcionó a la perfección. Ahora mi hermano vive con su mujer e hijos, tiene un corazón hecho de grafeno funcionando a la perfección además de un brazo robótico también hecho de grafeno el cual tiene la misma funcionalidad que un brazo humano. Él es feliz.