Crucero intracelular

¿Alguna vez te has preguntado a dónde te gustaría viajar? Pues eso mismo es lo que se nos ha ocurrido a nosotros. Somos Pepa y Jesús, una pareja de amigos que comparten muchas cualidades, entre ellas nuestra gran pasión por la ciencia y nuestra enorme imaginación. Muchos niños de nuestra edad habrían decidido viajar a otro país, pero nosotros hemos pensado viajar a una célula animal; aunque parezca complicado lo tenemos todo planificado.
Para empezar, deberíamos reducir nuestro tamaño menor al de un orgánulo celular, tendríamos que construir una nave que también reduciríamos y que fuese capaz de atravesar la membrana plasmática (que es semipermeable) y nos condujese por el citoplasma, a sus distintos componentes ¡Iremos directos al núcleo! Allí podremos observar los distintos procesos celulares. Tras un ajetreado día descansaremos en nuestra nave aparcada sobre algún cromosoma. Después de un día increíble en el núcleo iremos a visitar algunas mitocondrias,donde se produce la energía por oxidación y donde la molécula ATP participa ,y el aparato de Golgi, en el que podremos observar cómo se expulsan sustancias por las vesículas de secreción .
En este viaje nos saltaremos el retículo endoplasmático, pero aun así por el tamaño del depósito ya estaremos sin combustible así que para salir de la célula, nos dirigiremos al lisosoma más próximo y seremos expulsados junto a otros desechos difíciles de digerir. Por último, queda ampliarnos. ¡No nos queremos quedar así!¡Será un viaje increíble!