Un ejemplo de superación

Me levanto a las 6:00 para seguir investigando algo que pueda cambiar la vida de mi hermana. Mi hermana tiene 15 años y desde que nació es sorda, la única manera de comunicarse entre nosotros (la familia) es por el lenguaje gestual y entre las demás personas a través de papel y boli. La primera idea que se me vino a la mente fue una aplicación de un teclado que hiciera más rápida la escritura, pero pensando y pensando se me ocurrió que ya que quería que fuera todo mucho más fácil para mi hermana tenía que hacer algo más innovador, cómodo y útil... Hasta ahora, solo me pasaba las horas pensando y haciendo bocetos pero he imaginado que si empezaba a fabricar objetos por muy inútiles que fueran, haría que aumentara mi creatividad así que a partir de hoy me voy a poner manos a la obra.
Ayer me pasé desde la madrugada hasta el anochecer en tiendas online de informática y tecnología para tener todos los materiales necesarios disponibles en mi pequeño cuarto de "investigación". Hoy voy a programar un robot con el que se pueda entablar conversaciones simples. Hacer este tipo de pruebas me servirán para cuando tenga la idea del proyecto clara hacerlo con más facilidad.
Me despierto, voy a desayunar y nada más acabar me meto de nuevo en el cuarto, creo que voy a enloquecer, no tengo vida social, estoy TODO EL DÍA encerrado en esa habitación, pero cueste lo que cueste conseguiré ese aparato porque quiero demostrarle a mi hermana lo mucho que le quiero y que daría la vida por ella...
Hoy me he levantado inspirado, algo me dice que puede ser el día perfecto que tantos meses llevo esperando para simplemente tener una idea clara de lo que será mi proyecto final. Pues no me había equivocado. Son las 11 de la noche y tengo todo preparado para empezar a construir lo que será el final de mi invención. Sé que estáis expectantes de saber cual será la idea que se me ha venido a la mente pero hasta mañana no os la voy a decir porque tengo que perfeccionar unas cuantas cosillas.
Ha amanecido nublado, un día feo para muchos, en cambio para mi es un buen día asi que sin mas dilación voy a encerrarme ya en la habitación. El proyecto que tengo pensado consiste en un lápiz que tendrá la función de micrófono y dos auriculares muy pequeños que se conectaran al cerebro para que a través del nervio auditivo pueda oír.
Hoy voy a hablar con el cirujano del hospital, tengo que explicarle mi idea para que gracias a sus amplios conocimientos de medicina me ayude a que mi hermana pueda llegar a oír. Ya he llegado a casa, el cirujano me ha dicho que no era tan fácil pero que si se lo dejaba en sus manos podría hacer que su hermana oyera. Me ha comentado que soy un gran inventor y que se lo había dejado todo muy fácil, él solo tendría que perfeccionarlo y su hermana podría operarse.
Ha pasado un mes desde el último día que escribí, y tengo buenas noticias, mi hermana se va a operar mañana, yo quería que para mañana que es su cumple tuviera el regalo más inesperado y sorprendente de su vida.
Es el día de la operación, a mi hermana le he entregado una carta al levantarme explicándole TODO lo que había estado haciendo y que hoy debía ir a operarse. Mi hermana después de leer la carta se ha puesto a llorar y me ha dado un abrazo interminable. No sabia como agradecérmelo, se le notaba en su reacción. Ya es mediodía y mi hermana está ingresada para la operación. El cirujano me ha dicho que la operación es de alto riesgo ya que el cerebro es muy sensible... Yo llevo esperando desde las 12 del mediodía hasta las 21:30. El médico ha salido a comunicarme que la operación había salido tal y como esperábamos y que en una hora la podría ver. Cuando he entrado a ver a mi hermana ella ya podía oír, es un milagro que ni yo me creía, será el mejor momento de mi vida. Nunca me he sentido tan feliz. Es una sensación muy buena así que a partir de ahora intentaré estar siempre feliz ya que te sientes mejor. Lo importante cuando quieras hacer algo grande no es pararte a descansar sino trabajar duro y sin descanso. Esta historia ha sido una lección de vida para mí, gracias al esfuerzo y a la superación nada es imposible.