Larga vida y eclosión poblacional

Cuando desperté ya era demasiado tarde para solucionarlo.
Después de tantos años desarrollando esta teoría,no podía parar sus consecuencias.
Y os estaréis preguntando cuál fue ese maravilloso descubrimiento que hizo que mi vida fuera una lucha de sentimientos encontrados y que me hizo acabar en una miseria de la cual jamás podría regresar.
Pues bien, hace unos años, cuando yo aún era un joven inmaduro y sin conocimiento de la vida,tuve una visión esperanzadora que podría salvar a la humanidad de la muerte. Esa luz que me llenó la cabeza de preguntas,experimentos,hipótesis… era conocida como ciencia de la cual yo no había oído hablar. Comencé a escribir aquellas teorías recitadas por las voces que surgían de mi cabeza,ese tormento no me dejaba conciliar el sueño. Todas las noches se repetían, incluso había veces que las oía a todas horas,pero eso no era lo peor, sino que no podía hacerlas parar e incluso me poseían para que hiciera lo que ellas querían.
Con el paso del tiempo decidí recopilar todos aquellas experiencias,todo lo estudiado y al fijarme bien en aquellos garabatos descubrí que había encontrado el sérum de la juventud eterna,el bien más buscado y codiciado por tantos.
Rápidamente salí de mi despacho,gritando desquiciado intentando encontrar a alguien a quién contarselo pero había pasado tanto tiempo allí metido que ya no había nadie a mi alrededor.Me dí cuenta en ese momento que era un monstruo antisocial encerrado en su castillo. Pero en aquel preciso instante estaba tan eufórico que me daba igual en la persona en que me había convertido,había descubierto la Telomerasa, una enzima de las células cancerígenas que podía solucionar miles de problemas en el mundo.
Tanto esfuerzo valió la pena cuando la mayor empresa farmacéutica y las más prestigiosas universidades comenzaron a trabajar en lo que había descubierto.Mucho tiempo invertido para ver que en pocos meses aquello ya no eran solo letras y dibujos, sino que había tomado forma de ampolla en el interior de la cual había un líquido verdoso.Esta velozmente se comercializó para la gente pudiente, debido al precio elevado que tenía, pero después de 5 años años ya era accesible para todo el mundo,incluso para los más pobres.Toda la población ya no tomaba como necesario lo de comer, sino que lo único que hacían era comprar y comprar mi producto para sentirse más jóvenes.
Esto desencadenó una situación de desesperación global, ya no quedaban más medicamentos,se había acabado la materia prima que nos lo proporcionaba, es decir, la gente con cáncer, ahora estaba sana y las células no volvían a reproducirse,lo que hizo que el mundo se rebelara contra el sistema y contra mí.
Al ver la situación que había provocado,pensé que tenía que esconderme en el lugar donde lo había creado todo, mi único refugio.Tras largas horas de ver a la gente destruyendo cosas,atentando contra otra gente por ese maldito sérum, llegué al sitio deseado, donde por fin encontraría la paz.
Nada más pisar aquel suelo bendito que un día me hizo tocar el cielo, sentí que ya nada iba a ser igual, toda la humanidad se mataría,los unos a los otros, por mi culpa. Entonces me dí cuenta que no debía continuar aquí.


P.D: Esta carta se la envío a la única persona que la leerá, Mildret, mi ama de llaves.Quiero decirte que al ver la situación de mi despacho no te asustes.Sólo deseo que lleves mi cuerpo inerte a las gentes que protestan, y que dejes que se ensañen con él. Atentamente,George Stuart.