Gleb,el niño que sobrevivio a chernobyl

Ayer, 25 de abril de 1986, recibimos una nota informativa del colegio que nos informaba de una excursión a una central nuclear cercana a mi casa.
Tenía muchas ganas de ir, hace mucho tiempo que me apasiona la física.
Cuando entramos nos dijeron que íbamos a contemplar y vivir un simulacro de pérdida de electricidad, por desgracia un aumento en la potencia de un reactor, que produjo el sobrecalentamiento en el núcleo, provocó una terrible explosión y expulsión de substancias radioactivas hacia la ciudad donde vivía, Chernobyl.

Esa es la narración de un niño de 14 años que sobrevivió a la explosión pero no a la radioactividad, por culpa de eso le fueron amputadas todas las extremidades.
El solo quería estudiar y ser físico pero ahora ya no puede.