Vivan las vacas

Corría el año 2025. Había mucha contaminación que hacía que el aire de las ciudades era impuro y la gente vivía mal. Pero en un pueblo llamado Morgadanes, aprovechaban el metano de las vacas que tenían para producir energía. Recogían el metano que expulsaban en cápsulas y los llevaban a las centrales donde con una pequeña mecha de fuego se provocaba una explosión que hacía girar todas las turbinas produciendo energía. Era un poco peligrosa, pero hacía que el aire estuviese menos contaminado y se produjese más energía de una manera distinta.
Hasta que un día, un espía ruso en busca de nuevas fuentes de energía, se infiltró en Morgadanes y comenzó a robarlas, y como allí vivían gracias a las vacas comenzó una crisis. Sus habitantes no sabían que hacer puesto que los pueblos vecinos no estaban dispuestos a venderles ningunas de las suyas por lo que no lo solucionaban.
Cuando el espía volvió a Rusia (con todas las vacas) empezó un experimento al aire libre para ver si podía conseguir energía de la misma forma que lo hacían en Morgadanes. El problema fue que al hacerlo al descubierto provocó una explosión tan grande que los enemigos de Rusia pensaron que les estaban atacando, y les devolvieron los ataques provocando la Tercera Guerra Mundial. Los rusos escondieron a las vacas en un bunker con objetos para sobrevivir mientras no acababan con la guerra.
Tantos ataques entre países hizo que el dictador de Corea del Norte lanzase su famosa bomba de hidrógeno sin conocer los posibles daños que podría sufrir. Evidentemente, su bomba acabó con toda forma de vida sobre la superficie de la Tierra. Sólo sobrevivieron un par de especies marinas… Y nuestras queridas vacas! Al ser los únicos que estaban a cubierto en el instante de la explosión, consiguieron permanecer con vida.
Al cabo de un tiempo abrieron la puerta del bunker y salieron. No estaba el mundo como lo recordaban pero se adaptaron rápidamente e iniciaron una evolución. Se proporcionaron mejor el peso de las partes del cuerpo para poder andar sobre dos patas, sus cuernos se inclinaron hacia delante, sus pezuñas se agrandaron… Todo un complejo de cambios hasta convertirse en la especie dominante y peligrosa que son hoy.
Corría el año 2025. Había mucha contaminación que hacía que el aire de las ciudades era impuro y la gente vivía mal. Pero en un pueblo llamado Morgadanes, aprovechaban el metano de las vacas que tenían para producir energía. Recogían el metano que expulsaban en cápsulas y los llevaban a las centrales donde con una pequeña mecha de fuego se provocaba una explosión que hacía girar todas las turbinas produciendo energía. Era un poco peligrosa, pero hacía que el aire estuviese menos contaminado y se produjese más energía de una manera distinta.
Hasta que un día, un espía ruso en busca de nuevas fuentes de energía, se infiltró en Morgadanes y comenzó a robarlas, y como allí vivían gracias a las vacas comenzó una crisis. Sus habitantes no sabían que hacer puesto que los pueblos vecinos no estaban dispuestos a venderles ningunas de las suyas por lo que no lo solucionaban.
Cuando el espía volvió a Rusia (con todas las vacas) empezó un experimento al aire libre para ver si podía conseguir energía de la misma forma que lo hacían en Morgadanes. El problema fue que al hacerlo al descubierto provocó una explosión tan grande que los enemigos de Rusia pensaron que les estaban atacando, y les devolvieron los ataques provocando la Tercera Guerra Mundial. Los rusos escondieron a las vacas en un bunker con objetos para sobrevivir mientras no acababan con la guerra.
Tantos ataques entre países hizo que el dictador de Corea del Norte lanzase su famosa bomba de hidrógeno sin conocer los posibles daños que podría sufrir. Evidentemente, su bomba acabó con toda forma de vida sobre la superficie de la Tierra. Sólo sobrevivieron un par de especies marinas… Y nuestras queridas vacas! Al ser los únicos que estaban a cubierto en el instante de la explosión, consiguieron permanecer con vida.
Al cabo de un tiempo abrieron la puerta del bunker y salieron. No estaba el mundo como lo recordaban pero se adaptaron rápidamente e iniciaron una evolución. Se proporcionaron mejor el peso de las partes del cuerpo para poder andar sobre dos patas, sus cuernos se inclinaron hacia delante, sus pezuñas se agrandaron… Todo un complejo de cambios hasta convertirse en la especie dominante y peligrosa que son hoy.