Guerra Transgénica

9/2/2008

"Es obvio que no podemos hacer personas transgénicas" Erwin Wagner.

24/10/2071

Aún se recuerdan las palabras que dijo ese señor hace 63 años, suponemos que el señor se refería al tema moral de modificar a las personas genéticamente, y no a la imposibilidad de hacerlo, pero en cualquier caso parecen totalmente desmanteladas dichas palabras.

7/5/2098

Me encuentro en manos de mi mentor, el comandante Wazowski, que me ha estado explicando todo lo sucedido, ahora mismo en el mundo nos encontramos en un período de guerra donde los temores de nuestra sociedad se han hecho realidad, el cambio climático y la falta de recursos nos han acechado, han puesto en guerra a todas las naciones del planeta Tierra, aunque como bien me ha comentado, actualmente no podemos considerar naciones más que a EE.UU y Rusia debido al gran imperio que habían formado cada uno por su lado, 52 años habían pasado desde la última guerra, cuando aún Inglaterra podía ser considerado un país. Si, lo sé puede sonar extraño que me estén contando esto como si hubiese vuelto a nacer, así es como algunos lo llaman pero no es ahora cuando lo explicaré, el caso es que he tenido que estar 9 años siendo intervenido en una "operación", aunque como yo, también miles de compañeros más.

El detonante de todo lo ocurrido fue aquella guerra, donde los soldados, los aviones de combate y cargamento, las armas y los vehículos no parecían lo suficientemente poderosos para batirse entre ellas, o al menos no como ellos querían, de una forma rápida y ágil para poder proclamarse campeón absoluto. Desde entonces nosotros, los soldados, hemos sido convertidos en super-soldados con los sentidos y la fuerza aumentadas, unas ventajas que según he podido entender hemos obtenido al perder nuestra humanidad mediante grandes avances biomecánicos, donde se nos ha remplazado las extremidades por unas robóticas, ya no éramos soldados normales sino que somos homorobots (como se nos denomina) que hemos sido rediseñados para tener todas las cualidades necesarias para ser los más efectivos en el campo de batalla. Las autoridades llevaban un tiempo pidiendo con ímpetu unos soldados que pudiesen correr más rápido que los mejores atletas, que pudiesen sobrevivir sin dormir ni comer durante un periodo prolongado viviendo de sus reservas de grasa, que puediesen regenerar las extremidades perdidas, que fuesen capaces de levantar pesos incalculables, y que puediesen comunicarse telepáticamente. Todos estos avances con un fin, el de que Estados Unidos sea la única nación imperante.

También existían los soldados que rechazaban dicha modificación, esto no era una idea muy inteligente pero ellos se defendían diciendo que la esencia de los propios seres humanos es la de tener capacidad de evolucionar, mejorar y desarrollarse mediante sus propias habilidades y posibilidades con todas sus virtudes y sus defectos; seguramente estas serían las últimas palabras que alguien escucharía de ellos si entran al campo de batalla donde ya nada es como antes, ahora están invadidos por drones autónomos y robots humanoides poderosamente letales que acabará con ellos de una forma inmediata.

Si esta guerra no consigue declarar a un ganador claro esto tendrá mayor transcendencia que la que ha tenido cualquier guerra hasta el momento, ya que los viajes espaciales ya son una realidad y la vida humana en el espacio no está lejos de existir, en 2016 los multimillonarios eran los únicos que podían acceder al espacio, por lo que eran muy limitados los viajes al espacio, solo para los que estaban dispuestos a pagar decenas de millones de euros, pero ahora 8 décadas después, los avances han hecho posible y más que común los viajes interespaciales por lo que ya que se amenazan entre ellos para conseguir hacerse con algunos territorios extraterrestres.

Todos estos avances son ahora las características, de millones de soldados, pero hay que tener en cuenta que no están solos, que otras miles de millones de personas no han recibido este cambio; de momento no hay acercamiento entre homorobots y personas, pero qué sucederá cuando todo esto finalice o de alguna forma tengan que relacionarse con la gente corriente, con el señor que trabaja en la panadería, con su mujer, con sus hijos, o incluso con aquel policía que le está multando por haber aparcado en doble fila. Entonces ¿Qué sucederá? ¿Todos estos avances genéticos se volverán en nuestra contra?