sin dejar rastro

Sin dejar rastro

Son las doce de la noche y seguía estudiando para el control de astronomía de mañana. Estoy agotada y esta explicación sigue sin quedarme clara:
“Una supernova es una estrella que estalla y lanza a todo su alrededor la mayor parte de su masa. Después de esta explosión se pueden producir dos casos: o la estrella se destruye por completo, o bien permanece su núcleo central, dando vida a un objeto muy grande como una estrella de neutrones o un Agujero Negro.”
Volví a mirar el reloj eran las doce y un minuto. Le dije a Dani que hoy no podíamos quedar porque tenia que estudiar. Dani es mi novio de hace dos años, creo que podría ir un rato a su casa, ya que estoy cansada de tanto estudiar.
Cojo las llaves y en menos de diez minutos me planto delante de su casa. Llamo a la puerta y veo que tarda en contestar así que cojo las llaves que me dio y entro.
Está todo oscuro, no veo nada pero sigo avanzando a oscuras intentado no golpear a nada. Quizá no está. No lo se, grito su nombre y nada, lo llamo al móvil y de nuevo nada, ahora empiezo a preocuparme, subo hasta su cuarto y veo que la puerta esta entre abierta, entro y me quedo atónita, esta besando a otra chica.
Creo que eché un grito y me fui lo mas rápido posible, no quería escuchar lo que me quería decir, ahora no. Pero antes de volver a pensarlo ya estaba en mi casa. Todo paso muy deprisa. Se que el me dijo que no era lo que parecía, ¿Cómo que no era lo que parecía? ¿Que parecía entonces? Mi viaje de vuela a casa me lo pasé en silencio sin decir nada solo pensando. No estaba llorando, solo estaba procesando todo lo que había pasado. ¿Cómo podía haberme hecho esto? ¿Hice algo mal? ¿No supe ser una buena novia? ¿O es él que es un cretino? No lo se, la cabeza me duele de tanto darle vueltas al asunto. Al llegar a casa estoy destrozada, empiezo a llorar, no puedo parar. Son lágrimas de rabia y de mucho dolor. No debería estar llorando por él. No se merece mis lágrimas ni mi tiempo. Ya no era mi corazón el que me decidía que llorara, no, mi corazón al entrar en su cuarto estalló en mil pedazos sin dejar rastro.
Entonces lo entendí y vi que mis apuntes estaban abiertos, me puse a repasarlos. Al igual que una estrella, mi corazón había explotado del todo dejándome sin nada mas que un espacio vacío en el pecho, como una supernova.
Seguí leyendo y al final de mis apuntes ponía:
“Se cree que cada galaxia se produce, aproximadamente, una supernova cada seis siglos.”
Supongo que esta supernova llegó antes de lo previsto.