La Vida De Un Meteorito

Hola soy Peter, no soy ni seré nada en especial, tan solo soy un pedazo, que viaja por el espacio atraído por la fuerza de la gravedad. Nunca he conocido otro lugar, el espacio y la oscuridad es mi hogar. A veces pasó por algún lugar brillante como una esfera de luz, que cada vez que me acerco más hace calor. Muchas veces veo a gente igual que yo, unos mas grandes otros más grandes o otros más pequeños.
Siempre nos saludamos y nos despedimos, tan solo tenemos unos segundos para comunicarnos. Siempre he soñado en llegar en algún planeta y desparecer, así es nuestra vida naces te mueves y mueres, y después dicen que hay un mundo mejor donde te puedes mover a tu antojo sin que nadie ni nada te controle, pero eso solo son leyendas y no creo que sea verdad.
Iba dando un paseo nocturno como siempre, pero llegue a un lugar diferente, un lugar donde había una enorme estrella de lava y de luz que tenia diferentes planetas alrededor, que gravan entorno a la estrella enseguida me di cuenta que me dirigía a un planeta, note una sensación rara en mi cuerpo oscuro y robusto, pensé que ese planeta podía ser mi final, también tenia ciertas dudas porque quizá por culpa de unas piedras pequeñas per numerosas que estaban alrededor de un planeta muy grande y amarillo me podrían desviar pero pensé que con mi cuerpo que era bastante grande no pasaría nada, la verdad es que soy bastante grande comparado con mis otros hermanos, pero la verdad es que eso no importaba porque igualmente acabarías muriendo.
Así que seguía avanzando ya había pasado ese planeta raro de las piedras la verdad es que era como un anillo, pero cambiando de tema, seguía avanzando.
Me acorde de mis amigos, de la gente que había conocido de los lugares en que había estado, todo eso desaparecería dentro de muy poco, y que no volvería a existir nunca más.
Pase por al lado de un planeta de un color rojizo, con montañas era muy bonito y a la vez misterioso, de lejos se veía un satélite de color blanco, era pequeño comparando con los otros que había visto y al lado había ese planeta al que me dirigía, avanzando llegues al satélite, era blanco muy blanco y se apreciaban como agujeros en la superficies y lo que más me llamo la atención fue una cosa rara era como un palo clavado con un trapo de colores rojo y blanco que no supe ver muy bien, pase muy rápido el lugar donde estaba y ya estaba casi dentro del planeta, era azul y verde su clima era muy agradable, estaba muy entusiasmado pero sentía temor porque ya no volvería a vivir y todo cambiaría.
Ya había llegado llegue dentro de la órbita gravitatoria del planeta y empece a calentarme mucho, y a caer en picado hacia lo azul, pensé que la caída seria muy dolorosa y tenia miedo, estaba cada vez mas calienta y me estaba haciendo más pequeño cada vez, ya estaba apunto del final un golpe y todo se acabaría, la caída no fue dolorosa aun seguía vivo, entre en un sitio donde habían cosas vivas y no se veía el final era un azul oscuro muy tenebroso, toque al final pero no me morí m quede ahí quieto, la caída no había sido suficiente fuerte para morirme, y aun sigo aquí recordando mi vida, como empezó todo y como acabara porque aun no ha acabado.
Así es la vida de un meteorito, dura y larga.