Fin del mundo

Había una vez un hombre llamado John Williams y trabajaba en una empresa internacional, formada sólo por grandes científicos y gente muy lista y él era uno de ellos.
Se levantaba cada día a las 6 de la mañana para ir a trabajar ya que entraba a las 7 y salía de trabajar a las 9 de la noche. Él vivía solo, hacía tiempo que se había separado de su mujer ya que decía que no estaba para ella y estaba todo el día trabajando. Un día como cualquier otro, estaba en la empresa trabajando cuando entró en la sala de experimentos, una sala blindada ya que podían haber muchos elementos contaminantes y una vez se cerraba bien quedaba la sala aislada. Una vez estaba trabajando con un experimento muy importante que estaban buscando la cura para una nueva infección (undenge) que se basava en que se pudría todo el cuerpo y te transformabas insensible sin notar nada e incluso podías aguantar un disparo sin notarlo, únicamente tenias vivo el cerebro. Se te pudrían los dientes y te cambiaba todo el color de la cara, es decir, como un zombie.
Estuvo cuatro horas seguidas haciendo el experimento ya que estaban a punto de conseguir la cura a este nuevo virus, pero al cabo de tanto tiempo trabajando intensamente tuvo que parar cinco minutos ya que no podía seguir trabajando. Guardó el experimento y metió la contraseña que se tenía que meter para entrar y salir de la cámara. Una vez salió, no había nadie, revisó toda la nave, todos los despachos, todas las salas, todas las habitaciones, los baños, la revisó de arriba a bajo pero nada.
Comenzó a preocuparse y decidió llamar a sus padres, pero no contestaban y finalmente salió de aquella empresa multinacional para saber exactamente qué era lo que estaba pasando, abrió la puerta principal y vio trincheras en las que estaban todo de policías disparando, protegiendo la nave. Él fue al jefe del grupo y le preguntó qué estaba pasando y el jefe dijo que el virus "undenge" se había descontrolado totalmente y ya no había marcha atrás, era el fin de todo. Él tomado por el miedo y la angustia no pensó y decidió volver a entrar en la nave y meter toda la protección posible, cerró todas las puertas, ya que estaban todas blindadas, metió el modo de ahorro de energía, ya que se había ido la luz en todo el mundo y aquella empresa tenía capacidad para aguantar algunos días más sin luz, pero con el modo de ahorro de energía podía llegar a aguantar incluido meses. Él, Jack, ante esta situación en la que veía que se acababa el mundo decidió cerrarse y estar trabajando todo el día durante 2 meses para encontrar la cura al virus pero un día autoexplotó por error la sala donde hacía los experimentos y lo perdió todo y al final lo dejó correr y terminó enloqueciendo encerrado en aquella gran nave.