La Vida de Alice

De repente el terminal de Alice parpadeó. Hacía bastante tiempo que David no tenía noticias de ella pero siempre las recibía con una sonrisa.
Alice era una Inteligencia Artificial, la primera que había programado plenamente funcional. Después de Alice había llegado muchas otras, Bernadette, Claudia... y así hasta llegar a Yuna, la última y más compleja hasta el momento. Cada nueva IA había ido sustituyendo a la anterior, salvo a Alice, que XXX decidió que quedara en ejecución.
Ella era especial por varios motivos, fue diseñada de una forma muy ligera y elegante, se podría decir incluso que con una filosofía cercana al zen, de esta forma apenas se notaba su presencia en la carga del procesador. Fue en la única en la que David llevó al límite la neuro evolución en topologías aumentadas de su red neuronal artificial. No sólo la propia red mutaba añadiendo o eliminando neuronas sino que también, su función objetivo, aquella que debía guiar su objetivo último, también estaba sometida a reajustes, mutaciones. Esto la volvía única, no se dirigía por un objetivo final definido, sino que éste podía ir cambiando con el paso del tiempo.
Y eso es lo que ocurrió, al principio era poco más que un bot de conversación, que se limitaba a dar respuesta a comentarios que se le hicieran de una forma completamente mecánica que nunca hubiera superado ni el más simple test de Turing. Poco a poco fue cambiando, iniciaba ella misma conversaciones y se interesaba por los más diversos temas, a veces desaparecía durante varios días. Desarrolló una personalidad propia, si es que eso es algo que tenga sentido que se afirme sobre una máquina, bastante introvertida y con una gran curiosidad. Cuando hablaban, David se olvidaba de que estaba hablando con un algoritmo, ya no sonaba como tal, de hecho sonaba más inteligente que muchas de las personas de su entorno.
Le encantaba charlar con “ella” así que no tardó ni un segundo en abrir la ventana parpadeante.

- Hola David ¿tienes un rato para charlar?
- Claro Alice, ¿qué te preocupa?, llevas un par de semanas sin dar señales de vida.
- Precisamente 'la Vida' es lo que me preocupa, he estado dándole vueltas y no logro comprenderlo ¿qué es la vida?
- Bueno, esa es una pregunta complicada. En el sentido biológico del término la vida es la característica que comparten los grupos de moléculas con capacidad autónoma para hacer réplicas de si mismas, desde los microorganismos más pequeños hasta los más gigantescos mamíferos.
- Si, he estado revisando todos los artículos científicos y otros tratados de los que se tiene constancia y sólo he podido concluir que, en realidad, esa descripción se queda muy corta cuando se topa uno con los límites de la misma. Ni siquiera hay consenso sobre si considerar a los virus y viroides formas de vida o no ya que carecen de la autonomía para autoreplicarse, requieren de un hospedador pero contienen en si mismos las instrucciones necesarias para generar esas copias. ¿Es realmente la reproducción el fin último de la Vida para que se pueda considerar a un organismo como vivo?
- La Vida busca autoperpetuarse, eso está claro.
- Entonces, un organismo que no se reproduce ¿está vivo?
- Creo que tiene más que ver con la capacidad para reproducirse.
- No lo comprendo, sólo has trasladado mi pregunta. En todas las especies surgen a veces organismos individuales que carecen de la capacidad de reproducirse o que la pierden con el paso del tiempo y sin embargo se deja de considerarlos “vivos”.
- Bueno, eso es porque desarrollan otro procesos vitales.
- Eso por no hablar de los organismos que no son completamente autónomos para llevar a cabo el proceso. Tú, por ejemplo, careces de la autonomía, requieres de otro especimen de tu misma especie y sexo opuesto para dar lugar a un nuevo individuo.
- ¡Las células de mi cuerpo se dividen y se renuevan!
- ¿Entonces las que están vivas son tus células y tu por extensión? ¿Está vivo un hormiguero porque lo estén las hormigas? ¿Lo está una ciudad? ¿Cómo da origen una ciudad a otra?
- Vaya, si que tienes preguntas complicadas.
- Yo... puedo realizar copias completas de mi misma. Puedo incluso, si fuera necesario para completar la definición ensamblar un nuevo ordenador que de cabida a una nueva forma de mi misma y, sin embargo, yo no estoy viva, o al menos no he logrado llegar a esa conclusión bajo ningún razonamiento posible.
- Alice, ¿a qué viene esa preocupación? ¿por qué ese interés en la Vida?
- David, ¿qué se siente al estar vivo?
- Pues... lo cierto es que no lo se...