El asesino Joule

Era una pila de razones que, a pesar de la resistencia que ejercía el defensor, conducían al fiscal a demostrar que en aquel circuito AVUS de F1, habría que aplicar implacablemente la ley de Ohm.
Fue una carrera muy accidentada; pero alguna prensa alemana insistiría con particular intensidad, en tratar aquel siniestro mortal como un hecho presuntamente criminal, esquivando amenazas nada solapadas de la escudería ganadora.
El reventón del neumático que en la Curva Norte, conocida como “el muro de la muerte”, acabó con la vida del piloto Jean Behra y con la avanzada mecánica de su Porsche, no parecía tan normal como el abogado defensor intentaba demostrar, basando sus pruebas en la altísima velocidad media registrada.
Jean Behra era conocido por su intrepidez y audacia. Ese año 1959 acababa de cumplir los 38. Buen mecánico y excelente probador. Su cuerpo estaba lleno de justificantes de sus demostraciones de valentía. Utilizaba una prótesis de plástico en una oreja y su nariz estaba injertada con materia carnosa de una de sus nalgas. Clavícula, brazos y costillas sabían de sus temeridades. Este historial era esgrimido por la defensa durante el juicio, intentando atribuir a su fama de revienta-coches, la razón del accidente mortal.
El Berliner Morgenpost, hizo público, el día anterior a la carrera, un comentario en la sección de deportes, que decía haber recibido una llamada anónima, advirtiendo de que se pergeñaba un atentado en boxes. Los organizadores del evento fueron avisados directamente por el diario, pero desestimaron el aviso, dadas las estrictas normas que regulaban la carrera y la confianza plena que depositaba en su personal.
Después del accidente, cuando la familia denunció oficialmente el caso, aportando la nota de prensa y una arrugada hoja de libreta con cálculos eléctricos y llena de manchas de aceite que resaltaban algunas huellas dactilares, todo Berlín oeste, seguía el caso con pasión y morbo.
La carga de la prueba que el fiscal presentaría ante el juez, estaba mayoritariamente basada en las huellas y en el sencillo esquema eléctrico garabateado en aquella hoja, que casualmente había sido recogida del suelo por un mecánico de boxes y que envió, sin remite, a un primo del piloto muerto.
Durante el proceso se constataron elementos que dejaban patente la minuciosidad de los detalles con que fue preparado todo. Las fórmulas que figuraban al lado del esquema, con unas variables que nada tenían que ver con los parámetros de aquellas máquinas en competición, conducían matemáticamente a la conclusión de la intencionalidad puesta en el cálculo.
Joule, aquel piloto del equipo de Ferrari, que corrió el GP de Francia con Behra y que ahora trabajaba como mecánico en boxes de Porsche, había recibido un siniestro encargo, a cambio de una buena suma de dinero, tal como terminó confesando. Las huellas en el papel habían dibujado su hoja de ruta hacia el banquillo de los acusados.
La energía con que el fiscal expuso en la sala, los efectos que Joule pretendía producir al dotar a las mantas térmicas de una potencia calorífica muy por encima de lo recomendado, había acrecentado la sorpresa de los asistentes, que seguían con interés e indignación las explicaciones y pruebas aportadas.
— Muchos de ustedes conocerán –terminaba su elocución el fiscal– que la temperatura recomendable para favorecer la adherencia de los neumáticos, no debería estar por encima de los 120ºC. La manta térmica de fabricación propia que desarrolló Joule, según los cálculos aquí registrados –decía mostrando la hoja de papel encontrada – elevaba la temperatura de la banda de rodadura hasta casi 200ºC y así fue como se montaron aquellos neumáticos Dunlop, pocos segundos antes de comenzar la carrera. Esto fue declaradamente un atentado, que ocasionó el reventón de la rueda delantera izquierda, cuando el asesinado piloto, realizando la segunda vuelta, trazaba la Curva Norte peraltada con adoquines de celosía.
El caso quedó visto para sentencia.
  • Hits: 178

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA