E-mails a través del hielo

De Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Enviado a las 8:24 del 08/10/20XX
A Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Asunto: ¿Cómo estás?
Hola Amy ¿Ta acuerdas de mí?
Sé que no te hacía gracia que embarcase en el RNS Cook en este viaje y que quizá fue algo egoísta por mi parte estar tan emperrado en formar parte de este viaje, pero no puede contenerme.
¡Ha sido la primera travesía naval que ha atravesado directamente el Océano Glaciar Ártico! ¿Cuántas oportunidades como esta se presentan en la vida?
No te niego (nunca te he negado) que tenías razón al decir que la travesía iba a ser complicada. A pesar de la desaparición de la banquisa ártica, el Océano Ártico contiene muchos bloques de hielo. Y has leído bien: bloques de hielo, no icebergs. Así que ya te puedes imaginar que pasamos un frío monstruoso, siempre bajo 0ºC.
Ya sabíamos que en el verano boreal no se pone el sol, o más bien creíamos que lo sabíamos. Recorrer un océano lleno de hielo sin ver nunca las estrellas es muy extraño, a ratos fascinante y a ratos desesperante. Eso para las voluntades fuertes, las personas inestables sufrieron un serio trastorno de sus ritmos corporales.
No ha sido un camino de rosas, pero por fin hemos llegado a Rusia. Y esta me ha dado la bienvenida con un mal de altura que me hizo caer al suelo.
Ahora me acuerdo cuando volamos juntos desde Terranova a Baffin, donde nos separamos. Ya sabes que navegamos desde Baffin a las Islas de la Reina Victoria. Fue allá, en el puerto de Alert donde zarpamos.
Tras unos meses navegando a golpe de GPS llegamos a Svalbard, donde los noruegos nos recibieron muy alegremente. Me parece obvio que los noruegos esperan convertir Svalbard una parada importante en la inminente autopista naval ártica, pero la generosidad entre las gentes del Ártico se podía palpar en el aire.
Permanecimos en Svalbard dos días y reanudamos el viaje y llegamos hace solo unas semanas a las islas de Novaya Zemlya, ya bajo soberanía rusa, y tomamos tierra en el puerto ruso de Diksov.
Es una ciudad horrenda, pero la zona es realmente hermosa.
Con la llegada la noche invernal, la banquisa vuelve a alzarse entre nosotros, así que durante los próximos meses estaremos atrapados en Rusia. Parece que podremos hacer turismo, aunque nuestra historia ha llamado la atención de los medios de comunicación, parece que ahora somos una especie de “héroes pioneros”.
¿Tú cómo estás? ¿Cómo van las cosas en Canadá?
¿Piensas en mí?
Por favor, contéstame.
Te quiero.
Alan.
-------------------------------------------------------------------------------------
De Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Enviado a las 18:54 del 10/10/20XX
A Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Asunto: Re: ¿Cómo estás?
¿Qué cómo estoy, Al? Pues estoy acordándome de todos tus muertos. Me dolió mucho que te marcharas en aquel barco para semejante viaje y haber estado tanto tiempo sin noticias tuyas ha sido un suplicio.
¿Cómo podía saber yo que no habíais chocado contra un bloque de hielo? Vale que el barco es una maravilla, pero estabais aislados en medio de la nada. ¿Qué habría pasado?
¡Y encima me sales con que te consideran un héroe en Europa! ¡Cómo me entere de que has hecho algo con las suecas ya puedes esconderte!
Mientras tú te ibas por ahí yo he estado en la isla de Baffin trabajando sobre el terreno. Los modelos que sostenían que la desaparición del permafrost de las islas como Baffin y Reina Victoria sería mucho más rápida que la desaparición de los glaciares de Groenlandia acertaron de lleno: durante el día/verano la práctica totalidad de la isla se descongeló dejando libre una extensión de tierra rica en humus casi más grande que toda Gran Bretaña.
Hemos tenido que utilizar motos y todoterrenos para recorrer esta tierra, ha sido bastante emocionante.
Todavía no está muy claro qué se podría cultivar aquí, pero hay quien afirma que las patatas, ciertas variedades de té o el arroz podrían adaptarse. Un técnico mencionó que el uso de transgénicos podría ayudar a las plantas a afrontar el interminable día polar, ya te puedes imaginar la que se armó.
Me temo que la colonización de esta enorme isla descongelada será complicada pase lo que pase.
De momento, el estudio de las condiciones de la isla es fascinante y nos ha dado una sorpresa mayúscula: algunos inuit afirmaban que había pingüinos en la isla, nosotros pensábamos que se trataba de algún alca y acertamos de forma asombrosa. ¡A finales del verano encontramos en una isla menor una colonia del Gran Alca! Un animal que se creía extinguido en el siglo XIX ha vuelto a aparecer de la nada… ¿Cómo pudo pasar desaparecido todo este tiempo?
A ver si vuelves para el año y podemos trabajar juntos de nuevo.
Porqué te echo de menos, aunque sigo enfada contigo.
Te quiero.
Amy.
  • Hits: 212

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA