Diario de una tortuga marina

Cuentas las viejas historias que en un pasado el mar estaba limpio, que era un sitio bonito, pacífico y libre. Que las especies vivían felices y sanas y que el plástico todavía no había inundado nuestras aguas. Que nosotras, las tortugas marinas teníamos fama de ser fuertes y longevas.

Cuentan que antes nosotras vivíamos en compañía las unas con las otras, incluso que convivimos con otras especies, de diferentes tamaños y formas, unas más fuertes que nosotras, otras más interesantes, con colores muy llamativos y bonitos, y otras que incluso podrían resultar un buen manjar.

Cuentan que antes podías nadar kilómetros y kilómetros y disfrutar de la soledad del mar, que los barcos pesqueros que ahora nos echan de casa no vagaban por nuestros mares. Que nuestras madres podían dar a luz a nuestras compañeras sin ser molestadas por esas cámaras de fotos y focos que tanto nos molestan. Los humanos no nos molestaban , a veces incluso nos trataban muy bien, jugaban con nosotras y nos daban comida. Parecía que la convivencia entre nosotros era muy buena, que el mar estaba en paz.

Algunos incluso cuentan que antes no había plástico, que ninguna de nosotras tenía que preocuparse de nadar con precaución para que ninguno de esos objetos que nos dañan nos atraparan y que nos hiciesen temer lo peor para nosotras. Podías nadar y comer todo lo que quisieses y cuando quisieses era como un increíble y majestuoso banquete, solo tenias que saber lo que toda tortuga sabe hacer,nadar, cazar y vivir muchos muchos años para poder vivir las mejores aventuras. Al menos es eso lo que cuentan.

A veces, me gusta creerme esas bonitas y legendarias historias. El mar ahora es muy oscuro y tengo miedo. A penas encuentro comida y no solo hablo de la más colorida e interesante. Las demás se han ido y no se adonde, pero no parece que vayan a volver pronto. Me da miedo nadar mucho, no quiero perderme y los humanos podrían ser muy malos conmigo, o el plástico podría atraparme. Me gusta soñar despierto y creerme que algún día volveré a verlo, ese mar que tanto añoro sin apenas conocerlo.
  • Visto: 44

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA