Infinitos que nunca podremos tocar y límites que solo son imaginarios

- Como iba diciendo, para marcar el dominio de las funciones usamos paréntesis si justo ese punto en el que comienza o acaba está vacío. Si pertenece a la función, utilizaremos el corchete.
Cuando la profesora dijo eso, me quedé observando atentamente la pizarra, ya que había un resultado al que no encontraba sentido. Medité unos segundos antes de preguntar por si era una cuestión absurda, pero no hubiera tolerado irme a casa con la duda...
- ¿Por qué al infinito le ponemos paréntesis? Quiero decir, si llega hasta el infinito no debería haber ningún punto vacío, ¿no?- acabé preguntándole.
- Ves diciendo números. Todos formarán parte de la recta, pero nunca llegarás al número infinito.
Seguro que desde fuera alguien podría haber visto una bombilla encenderse sobre mi cabeza. ¿Quería decir eso que el infinito no existe? Quizás solo nos lo hemos inventado nosotros para darle nombre a lo que está fuera de nuestro alcance y no es nada más allá del término...
Por un momento me puse triste, nunca podría tocar un infinito ni mucho menos el “más allá”. Pero eso también significaba otra cosa: era un límite imaginario. Me resultó fascinante, así que se lo conté a mi amiga. Por desgracia no mostró tanto entusiasmo...
- Jefe, deja ya las batallitas y explícales sin rodeos el proyecto, no tenemos tiempo.- susurró mi compañero, señalando el cronómetro.
¡Está bien! No sé si estarán de acuerdo con mi reflexión, en cualquier caso denme una oportunidad para exponer nuestra idea. Lo que quiero decir es que aunque hayan muchas cosas que nos condicionen, los límites los estamos poniendo nosotros, todos menos las leyes de la física. Solo hay que dejar de tener miedo y estoy seguro de que habrá valientes que querrán participar en esto.
Sería prácticamente imposible construir una nave espacial que viajara a la velocidad de la luz. No obstante, puede ser que ya existan y solo hayamos visto esos cuerpos como una amenaza hasta ahora... Efectivamente, hablo de asteroides. La mayoría de ustedes pensará que es una locura, pero teóricamente hemos demostrado que se puede. La idea es alcanzar uno de ellos, "terraformarlo" dentro de nuestras posibilidades y usarlo para viajar lo más lejos posible. Nuestro principal candidato actualmente es el Oumuamua, aunque estamos abiertos a sugerencias. Solo debemos seguir los cálculos y descender en el segundo exacto. Podemos fallar pero dejaremos en manos de la inteligencia artificial la medición de los tiempos, así habrá menos posibilidades de fracasar. Es arriesgado, mas el objetivo es mucho mayor: explorar el espacio centrándonos en la búsqueda de vida inteligente. Los datos llegarían en mucho tiempo, cierto es, pero pocas cosas que merezcan la pena llegan rápido. Si les resulta interesante, puedo enviarles los resultados de los experimentos que respaldan la teoría. Al menos échenle un vistazo, por favor. ¡Ah, sí! Casi lo olvido, ¿alguna pregunta?
- Antes de nada le recitaré una frase de una de mis canciones favoritas: "¿Por qué explorar el universo cuando no nos conocemos a nosotros mismos?" Es decir, qué sentido tiene escoger su ambicioso proyecto cuando hay muchos otros probablemente más útiles.- Dijo un señor, alzando la mano.
- Hemos cometido muchos errores y nadie está actuando de manera contundente para frenar el cambio climático. Sinceramente considero que es demasiado tarde para arreglar lo que hemos destruido, pero mantengo la esperanza de darnos otra oportunidad, empezar de nuevo haciendo las cosas mejor. Aún confío en la humanidad, después de todo, y creo que debemos luchar por salvar a los que vendrán; los inocentes que, sin merecerlo, sufrirán nuestras imprudencias. - le respondí, intentando transmitir más seguridad de la que realmente tenía.

Y esa es la historia de cómo llegamos hasta aquí, señor Stuard. Agradecemos enormemente su acogida y que no nos hayan atacado, aún más teniendo en cuenta su notable superioridad. Es increíble descubrir que existe un lugar tan parecido a nuestro hogar, siento como si me hubiera movido en el tiempo en vez de en el espacio. La tecnología me deja anonadado, ¿ya han conseguido aprovechar toda la energía de su estrella?
- Efectivamente, seríamos una civilización de tipo dos en la escala de Kardashov de los humanos. Interesante clasificación que decidimos coger prestada, desde hace años estudiamos vuestro planeta y también nos han ayudado a crecer sin saberlo. Espero que no les importe, supongo que es hora de devolver la ayuda.
No tengo palabras, gracias por todo. Realmente no merecemos esto.
- Quizás sí lo merecen, no se rindieron y creyeron en superarse. Eso fue lo que les diferenció de otras civilizaciones. Siempre he dicho que esos humanos tenían algo especial... ¿Estarán dispuestos a compartirlo?


  • Visto: 46

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA