Dorita la estrella fugaz

Una noche de verano me encontraba arriba del techo de mi casa, mirando las estrellas, preguntándome que tan lejos estaban, o si de verdad eran pequeñas, pero de repente, vi como una luz, pasó a una gran velocidad, me pareció algo muy extraño, así que a una gran velocidad bajé del techo, y me dirigí al interior de mi casa. Le conté a mi a mi mamá lo sucedido y me respondió “Pide un deseo, lo que viste fue una estrella fugaz”.
- ¿Una estrella fugaz? - Le pregunté
- Sí hija, dicen que cuando las ves, tienes que pedir un deseo. Ve a dormir que ya es tarde- Me contest󬬬
Ya me conducía a mi habitación, cuando de repente, me agarró el brazo.
-Pedí un deseo, pero no le cuentes a nadie, porque dicen que no se cumplen- Me susurró mi querida madre junto con una sonrisa burlona.
Retomé la dirección a la que me dirigía. Me acosté en mi suave cama, y pedí un deseo. Sin embargo, me había quedado con demasiadas preguntas en mi cabeza. ¿Cómo serán las estrellas de cerca? ¿Podré alcanzarlas?, eran algunas de muchas. Y que seguramente mi madre no podría responder. En fin, mientras estaba cerrando los ojos, se acercó una luz muy fuerte, tan fuerte que iluminó todo mi cuarto, cuando logre visualizar un poco, me dí cuenta que era ¡Una estrella fugaz!, era brillante, no muy grande. Me invitó a que fuera a dar un paseo por el espacio, yo sin creerlo que pudiese ser verdad, respondí que sí, con muchas ansias. Mientras estábamos viajando por el universo, aproveché y le hice preguntas que tanto deseaba que me respondieran. Pero primero le pregunté cuál era su nombre, ella me respondió que se llamaba Dorita.
- Dorita ¿Sabías que nosotros lo humanos te llamamos estrella fugaz?
- ¿Estrella fugaz?, pero… si no soy una estrella, yo soy un meteoro. Me respondió
- ¿Un meteoro? – le contesté
- Sí, mira te cuento bien, yo en realidad soy una pieza pequeña. Cuando toco la atmósfera de la tierra al moverme tan rápido me caliento y por eso me ilumino, ¡ah por cierto!, la atmósfera es una de las tantas capas que tiene la tierra.
- Aaaaah – respondí
- ¿Tenés otra pregunta que hacerme? – Me preguntó
- No, pero la verdad, no entendí nada.
- Jajaja, eso debe ser porque sos muy pequeña todavía como para entender. ¿Qué tal si regresamos?, seguro que ya debe ser muy tarde en la tierra. –Me dijo entre risas.
-Bueno Dorita ¡Vamos!
Cuando ya estábamos llegando, me desperté. Ya era de día, y mi mamá me llamaba para ir a desayunar ¿Habrá sido un sueño?
Aún con esa pregunta en mente, me fui a desayunar. Mientras estábamos charlando le pregunté a mi mamá si quería que le dijera cual era el deseo que había pedido.
-Pero si me cuentas, no se te va a cumplir-Me responde
-No te preocupes mamá, mi deseo ya se cumplió, anoche ¡viaje al espacio!-Grité con emoción

Torres Maira Melani
  • Visto: 44

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA