LA ISLA SECRETA

LA ISLA SECRETA
Alba, Laura y David son los mejores amigos, surfistas y científicos porque, aunque son todavía unos niños, les encanta la ciencia. Son vecinos, y compañeros de clase en la ciudad de Santander.

Un día soleado, de esos que hay en el norte cuando las nubes se dispersan, los tres amigos disfrutaban en la playa practicando su deporte favorito, el surf. Cuando estaban saliendo del agua, notaron
estaba mucho más sucia de lo normal, el mar había arrastrado mucho plástico hacia la orilla y costaba caminar por la arena salpicada de olas. Descubrieron el punto de dónde salía todo ese plástico, fueron nadando hasta allí y, con mucha dificultad, alcanzaron una pequeña isla compuesta de una gran roca y cubierta con una ingente cantidad de restos y plásticos. No estaba muy lejos de la playa, pero no la habían visto nunca y no sabían si tenía un nombre, así que decidieron bautizarla como La Isla Secreta. Los amigos se prometieron que no le dirían a nadie existía esa isla. Pero un día, estando reunidos en "su" isla, tuvieron una idea: analizar ese plástico para hallar la solución de cómo conseguir acabar con la contaminación del mar.

Después de pensar cómo hacerlo, acordaron contar a sus padres lo que estaba ocurriendo para que les dejaran ir a su laboratorio. Lo malo era que tendrían que descubrir la existencia de su Isla Secreta, pero seguro que iba a merecer la pena, puesto que en cuanto contaron a sus padres lo que querían hacer, se pusieron a su disposición para ayudarles en lo que necesitaran. Necesitaban toda la colaboración que fuera posible por parte de sus mayores, ya que los tres amigos eran solo unos niños. Todos juntos se fueron a la isla secreta de los chicos y cogieron los plásticos que consideraron, es decir: distintas botellas, las pajitas, gran variedad de bolsas y otros tipos de plásticos.

Fueron al laboratorio cada uno se puso su bata sus gafas... parecían científicos, incluso sus padres se asustaron al verlos así de serios y comprometidos, cogieron las batas para sus padres. Comenzaron
clasificando cada uno de los residuos. Una vez hecho, con un cúter cortaron un poco de cada tipo de plástico y empezaron analizando el número de capas tenía cada uno, cuantos polímeros estaban presentes y estudiando de qué material era cada capa, después intentaron descubrir cuál eran los disolventes y de qué nivel eran, cuando tenían toda la información que necesitaban, consiguieron saber cuál era el disolvente necesario para disolver el plástico necesario.

Después de haber conseguido eliminar todos esos residuos de la Isla Secreta, presentaron un proyecto en el colegio, en el que explicaban todo lo que habían hecho y contaban todos los experimentos y los buenos resultados. El colegio presentó su trabajo a un certamen convocado por la Administración, y quedaron tan impresionados que les concedieron una beca para seguir estudiando. Tuvo incluso repercusión mundial, las noticias de esa misma mañana tenían el titular: "Tres niños cántabros han conseguido eliminar parte del plástico en el mundo".

Tal fue la repercusión, que Laura pensó que podían montar una empresa con la ayuda de sus padres. Se unieron los padres de los tres niños, y mientras ellos seguían estudiando, crearon una pequeña empresa, con ayuda institucional. A la empresa la llamaron Los Tres Plásticos. Empezaron recolectando el plástico generado en su barrio, con la colaboración de todos los vecinos, que estaban orgullosos de esos tres muchachos, que habían dado una verdadera lección a todas las instituciones y a todas esas asociaciones ecologistas, cuyas únicas soluciones que proponían para la eliminación de la contaminación provocada por el exceso de plásticos eran la reducción de su consumo, en todas sus vertientes, ese el film, hasta las pajitas y vasos de refresco, pasando por las bolsas.

Al pasar los años, esos niños, grandes surfistas y grandes científicos, crecieron y estudiaron. Fueron mejorando su método para eliminar los plásticos. Su empresa creció convirtiéndose en la empresa más grande de toda Europa. Crearon distintos contenedores sola y únicamente para el plástico hay uno para las botellas, otro para las bolsas y uno exclusivo para las pajitas y vasos desechables. Lo más importante, la empresa tenía un departamento creado específicamente para lo que creían más
importante la concienciación de las tres R: reciclar reutilizar y reducir. Desde ese departamento se realizan visitas a colegios, a supermercados y a grandes empresas, para impartir información sobre los daños del plástico a la tierra.

Tú, ¿crees que podrías ayudar en algo? Aunque no lo creas el mundo está hecho solo de plástico, es decir, cada año más o menos se tira más de ocho millones de toneladas de plástico al mar los peces se mueren por nuestra culpa, hay que ser cuidadosos con el medioambiente.
  • Visto: 84

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA