La IA

Un día de septiembre nació un niño, él se sentía raro, no se sentía como un niño normal, y efectivamente, no era normal, era un robot y su padre o su creador se llamaba Samuel Rodríguez. Él creó a Guillermo Rodríguez, cuenta que lo/a creo porque no podía tener hijos y quería sentirse como un verdadero padre, entonces hizo un curso de informática para aprender a construir y programar.
Samuel en un comienzo creyó que iba a ser fácil pero no fue así tuvo que conseguir una placa arduino y programar parte por parte, palabra por palabra, movimiento por movimiento, todo. Fue creado tan bien que el comportamiento en las primeras etapas de su vida era como un bebé, no sabía hablar, ni caminar. Samuel tuvo que enseñarle todo, primera a dar sus primeros pasos y guardarlo en la memoria interna de Guillermo (ya que él no sabía cómo hacerlo) y así de a poco un día dijo sus primeras palabras, las cuales fueron papá, luego hambre hasta llegar a frases más completas como “puedo ir al baño” entre otras, también aprendió a guardar las cosas en su memoria.
Años más tarde empezó jardín de 5, ya sabía hablar perfectamente al igual que caminar. En el jardín aprendió los modales y valores, no le costó mucho por supuesto, ya que guarda todo en su memoria interna, así hasta 1 año que ya había madurado y adoptó su propia personalidad, era tímido, creativo, le encantaba expresar sus opiniones y gustos reflejados en el arte, era muy sociable, tenía muchos amigos y principalmente era muy solidario y empático, le encantaba ayudar a los demás.
Cuando Guillermo llegó a los 40 años, su padre ya estaba algo grande rozando sus 80, él estaba bastante bien, pero no perfecto, para aquellos años su batería estaba en las últimas y su arduino muy desgastada por el uso, a veces se olvidaba de algunas cosas o le costaba recordarlas.
Samuel no sabía qué hacer, no tenía dinero ni para una batería, ni para una placa nueva (ya que solo tendría que pasar todo a una memoria y placa nuevas), entonces los dos plantearon el problema, Guillermo trabajaba de programador pero su empresa tampoco era muy famosa, aunque no le iba tan mal. Ahorraron hasta poder comprar la placa y la memoria, lo lograron, Guillermo estaba un poco asustado de qué le podría suceder, o si había algunos efectos secundarios, Samuel le dijo que no se preocupara, que todo iba a estar bien, hizo la reparación y Guillermo despertó como si de una siesta se tratara, pregunto si eso era todo, a lo que Samuel le respondió que sí y que iba a vivir muchos años más.
Dos años más tarde Samuel muere por causa natural y Guillermo comienza a sentir una sensación muy extraña para él, la tristeza, el dolor de cuando alguien muy querido fallece, le llevó un tiempo, pero después mejoró.
Nunca pudo olvidar, todo seguía intacto, hasta el recuerdo más profundo, ya que era una máquina. Pasaron los años, Guillermo seguía mal por la muerte de su padre, por tal situación sus sistemas se fueron desgastando más rápido, hasta que un día empezó a fallar y a olvidar ciertas cosas, dejó de funcionar.
A pesar de ser un robot o una máquina todo tiene su fin.
  • Visto: 88

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA