El otro lado

Hola, soy Michael Brown, un investigador. Nací en Estados Unidos, pero me crie en México. En una de mis expediciones encontramos una cueva en lo profundo de la amazona, realmente fue un gran hallazgo, y así nos adentramos dentro de la caverna.
Con el paso del tiempo vimos una grieta en una pared de la cueva, lo más sorprendente fue que cuando estuvimos a punto de crear una entrada un agujero escuchamos unos extraños chirridos, hechos por alguna clase de animal, provenientes del otro lado.
Al día siguiente. Seguía emocionado, volvimos la extraña cueva, ayer no tuvimos más alternativa que salir, ya que no contábamos con el personal indicado, pero ahora el equipo cuenta con un médico y algunos artilleros. Nada más llegamos a la sección de la cueva la cual apodamos “el otro lado”, cliché y a la vez funcional, rompimos parte de la pared para realizar un agujero en la pared, costo bastante, utilizamos masas y corta fierro, ¡diablos! No saben lo dura que era esa pared, y eso que era bastante fina.
El otro lado era oscuro apenas se notaban algunos hongos bioluminiscentes. No paso mucho hasta que nos encontramos con unos extraños seres vivos, suponían un peligro ya que eran demasiados agresivos, pero preferimos sedarlos con dardos tranquilizantes en vez de matarlos, digo no sabemos si esta cueva era su único entorno natural, los llamamos “duendes del otro lado”, eran pequeños, más o menos del tamaño de un gato, decidimos llevarnos diez. Así continuo nuestro viaje través del otro lado, una obscura pero fascinante aventura, seguimos, pero no encontramos más que duendes a esos solo los sedamos con dardos y los dejamos allí, roedores, y montón de plantas. Decidimos salir de la cueva, demasiada expedición por hoy, tapamos la jaula de los duendes del otro lado al salir y nos dirigimos a al centro de investigación.
Para nuestra sorpresa era una especie desconocida y al verlo bien a la luz el duende era una criatura horrible, a primera vista parecía un murciélago sin alas, era de contextura física delgada, con pelo únicamente en la cabeza y el lomo, con brazos delgados terminando en una afilada garra, largos como un hurón, y sin ojos, bueno calculo que no los necesitarían en esa oscuridad. Lo único que los científicos nos hicieron saber era que los contenderían en un recinto oscuro y que harían investigaciones a fondo.
Ya paso una semana desde que exploramos la cueva. Los artículos del nuevo animal descubierto fueron bastantes populares dado al extraño aspecto de la criatura.
Luego nos llamaron a los líderes de la investigación. Nos dijeron un dato muy importante, en toda la semana de la decena que trajimos se reprodujeron rápida mente y ahora son unos 50, los científicos dijeron que llegaban a la etapa de madurez muy rápido y de ahí el elevado número de individuos, no solo eso sino que por el cambio de temperatura, algo más frió que la cueva, desarrollaron un pelaje más cálido y que cubría todo su cuerpo no solo eso sino que se volvieron más grandes, llegando a ser del tamaño de un perro, dejaron sus hábitos caníbales, obtuvieron patas sin sacrificar sus garras punzantes y una cola que funciona para obtener equilibrio, aun naciendo en cautiverio tienen un comportamiento agresivo. Cambiaron tanto que los nombramos “los perros del otro lado”
Esto es malo, muy malo. Escaparon, sinceramente pensé que era una broma, unos 63 especímenes escaparon a la ciudad, estos se adaptaron de nuevo, ya parecían una mezcla de murciélagos con lobos, también obtuvieron un comportamiento en grupo, también al ser sometidos a pruebas obtuvieron mas inteligencia, no nos dieron detalles de la fuga, pero ofrecen bastante por cabeza, vivo o muerto ya no importa. Mañana partiré a la cacería.
Lo primero fue cerrar el área y evacuar a los residentes, ahora empieza la cacería de los “perros del otro lado”. Se instalaron numerosas trampas y el equipo de caza avisto a uno. Eran más delgados y ágiles pareciéndose mas a un lobo, fue fácil de eliminar por que se separo del grupo. Al echar una ojeada al cadáver, notamos que desarrollaron ojos por lo cual habrían de tener algo de vista, sus garras filosas se mantenían y sus piernas obtuvieron una buena musculatura. Otro grupo avisto a una manada escalando por las paredes de las casas y saltando de techo a techo. Fueron difíciles de eliminar, y un cazador termino herido, allí supimos que ellos tenían rabia, se calcula que la consiguieron de comer animales callejeros infectados por esta y al ser sociales entre ellos la esparcieron.
Una vez terminada la caza contamos un total de 72 cadáveres, perdimos a 3 hombres 5 fueron heridos. también sellamos la cueva. Creo que sería el final. ¿o no?

FIN
  • Visto: 86

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA