Átomos enlazados

Nosotros, los humanos, somos grandes en comparación a varios seres, pero si nos enfocamos en algo más pequeño, más precisamente en tener que utilizar la constante de Planck para calcular su energía. Me refiero a los átomos, que en este relato solo nos enfocaremos y hablaremos de dos.
Dos átomos con una relación diferente a las demás; estos fueron muy unidos anteriormente, y luego, separados por una causa que les contaré a continuación, comenzando todo desde el principio de todo.
Hace 13.800 millones de años, en la singularidad todos los átomos estaban viviendo en armonía como si fuera una metrópolis de corpúsculos. Nuestros dos protagonistas, Hilia y Xeron, eran vecinos y mejores amigos.
Un día como cualquiera en plena mañana, un grupo de estos en el centro de esta ciudad desencadenaron una explosión a gran velocidad, entonces nuestros dos principales se aferraron uno con el otro, siendo trasladados y separados de sus respectivas moléculas.
Tras mucho tiempo, de la expansión por la explosión, dejan de ser trasladados tan velozmente, hasta poder continuar sus propias vidas desde lo que quedo tras el acontecimiento.
Ellos continuaron sus vidas juntos, luchando con los desastres que dejo esa terrible explosión, trataron de buscar y participar de grupos de búsqueda de átomos y de moléculas, sin un resultado positivo para ellos; tiempo después, ellos pudieron superar todos los obstáculos que se les habían impuesto pudiendo sentirse a gustos.
Xeron, que era muy trabajador, decide ir a hacer un trabajo al exterior. Y de repente, cuando parecía que nada podía empeorar, un terrible acontecimiento inexplicable para los ellos toma lugar muy cerca donde se efectuaba el trabajo de él y lo peor ocurre, Hilia sin saber lo ocurrido al ver las noticias se entera de que su mejor amigo se había perdido y tal vez para siempre.
Tras el acontecimiento Hilia trata de seguir, pero sin Xeron siente que es inútil continuar haciendo que entre en estado fundamental, luego de varios días empieza a cambiar de estados sin un orden específico sin forma de detenerlo o pararlo, empeorando todo.
Tras varias semanas ella decide seguir adelante y logra avanzar, pudiendo continuar con su vida. Hasta que se cumple un año del extravió de Xeron y decide ir a visitar el último lugar donde lo vio, al llegar encuentra a alguien que le resulta raramente familiar, entonces al llamar la atención del desconocido, ellos colapsan en un estado.
En ese momento ellos se dan cuenta que eran esos dos átomos, muy nostálgicamente ellos se abrazan manteniendo un silencio afectuoso. Luego Xeron le cuenta que en realidad ese acontecimiento le hace viajar por todo el mundo atómico, pero con tristeza menciona que no puede quedarse el tiempo que quiera, ya que no tiene elección de ir o no ir a donde se le exige en el momento que se le pide.
Y ellos con mucho dolor deciden aceptar la separación, comprendiendo que vivieron muy felices juntos y los dos ya formaron una vida lamentablemente alejada del otro; Luego Xeron con angustia dice que tiene que irse y su última palabra fue que el siguiente año nos vemos, y con felicidad por el siguiente encuentro Hilia se despide.
Desde entonces esos 2 átomos siempre cada año se ven ahí, con mucha felicidad. Aunque ellos no saben porque, pero la relación que los mantiene tan juntos y su peculiaridad de los cambios es gracias a que están entrelazados cuánticamente.
  • Visto: 96

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA