FIXUS

Repentinamente, interrumpiendo mi placentero sueño, ha retumbado un chirriante estruendo. Al abrir los ojos, me he percatado de que el estallido proviene de mi monitor holográfico. Además de emitir extraños sonidos, está reproduciendo una borrosa imagen de la palabra “ERROR”. Lo he apagado para que se silencie y he ido directamente a la habitación de mis padres, para informarles de la avería, pero no hay nadie. He hecho varios intentos para encontrarlos, sin embargo, la casa está vacía. ¿Qué habrá ocurrido?

He intentado tranquilizarme y para ello, he salido a la terraza a tomar un poco de aire fresco. Pero en vez de apaciguarme, me he angustiado más. El cielo está cubierto por unas descomunales letras que forman la misma palabra que he leído antes, “ERROR”. Estoy seguro de que, al igual que mi monitor, está averiado. El reproductor que emite el holograma del sol también estará dañado.

Estoy empezando a pensar que el extraño error informático que está afectando a nuestras máquinas tiene alguna relación con la desaparición de mis padres. ¿Y si mientras dormía han evacuado la ciudad? Eso lo explicaría todo, pero… mis padres nunca me dejarían abandonado, ¿Verdad? Si de verdad estuviera ocurriendo algo grave, estoy seguro que transmitirían algún aviso por las noticias. Así pues, he ido corriendo a encender la televisión, pero han sido intentos fallidos. Me parece que el error informático ha alcanzado también a todos los dispositivos.

Nada cambiará si me encierro en casa, así que he decidido salir a la calle en busca de auxilio. El panorama de la ciudad es aún peor de lo que me esperaba; los automóviles están parados en medio de la acera; parece que los androides patrulla han sufrido un cortocircuito, todas la pantallas reproducen la palabra “ERROR” y, lo más alarmante, no hay rastro de vida. Al contemplar la drástica situación, he corrido hacia el robot más cercano para reanimarlo. Ha sido en vano, estoy perdido, me moriré de hambre en esta maldita ciudad fantasma…

Entonces, como si respondiera a mis suplicas, la radio del autómata ha empezado a emitir una serie de extrañas coordenadas. Puede ser la localización donde se esconde la gente, pero ¿cómo voy a encontrarlo si no tengo ningún mapa? Acto seguido, todas las pantallas han vuelto a funcionar, produciendo un mapa que señalaba un lugar con un gran círculo rojo. Algo me dice que ése es el lugar donde se han escondido mis padres, y haré todo lo que pueda para alcanzarlo.

Tras salir de la urbe, he notado que algo no va bien. He mirado hacia atrás: no puedo creer lo que estoy viendo; lo que hace unos minutos era una ciudad se ha convertido en un gran agujero negro. Además, la metrópoli no es lo único que ha desaparecido, el orificio está engullendo lentamente todo lo que está a su alcance. Tengo que apresurarme: si no corro, será cuestión de tiempo que la monstruosa brecha me engulla.

He corrido hasta no poder más para alcanzar el punto que indican las coordenadas, pero parece que ha llegado mi fin. Tengo cara a cara una pequeña réplica del agujero que he dejado atrás. Me he rendido, no voy a luchar más, cerraré los ojos dejando que me engulla.

— “Salta al orificio”- Ha retumbado una voz hipnotizante en mi cabeza.

Entonces, la voz ha tomado el control de mi cuerpo. Pensaba que todo se habría acabado aquí, pero en un abrir y cerrar de ojos he llegado a una sala repleta de pantallas. He intentado averiguar dónde estaba: al tocar uno de los aparatos, se han encendido todos los monitores. De repente he sido testigo de la reproducción de una serie de fotografías que, juntas, formaban una imagen de la cara de un extraño ser, que ha empezado a moverse y hablar en un indescifrable lenguaje.

No puedo creer lo que estoy viendo; a pesar de que parezca una película de ciencia ficción, es real. Las imágenes reflejan cómo estos extraños seres experimentan con ¿humanos? Según el video, estos alienígenas sin escrúpulos han insertado la conciencia humana en mundos informáticos para su propio entretenimiento. Por lo tanto, todo lo que he vivido en estos años ha sido una falsa ilusión creada para satisfacer las necesidades de unos repugnantes seres. Pero, ¿por qué me lo han contado? ¿Tendrán algún otro plan para mí?

De repente, las pantallas han dejado de emitir el vídeo y han empezado a reproducir una serie de ilegibles símbolos. “Error informático. El sistema se reiniciará en un minuto” Ha retumbado la misma voz de antes. Debo hacer algo rápido, debo advertir a los otros humanos. He alcanzado el teclado del ordenador y he empezado a teclear desesperadamente. No sé si funcionará, pero lo he enviado: “¿Estás seguro de que todo es real?” 3, 2, 1… Sistema reiniciado.
  • Visto: 87

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA